Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.


Deja un comentario

El día después…

A una semana de las “Elecciones Presidenciales 2017” en Chile, ha pasado un tiempo razonable para discutir algunas ideas importantes al respecto, y que pude compartir en parte en el análisis que realicé en Radio Condell, durante la tarde del 19 de Noviembre pasado. Sobre ello, es bueno decir que hay algunos nudos altamente relevantes y que ameritan un par de lecturas adecuadas y pertinentes, las cuales pueden darnos algunas luces sobre lo que realmente podría estar sucediendo en materia política en el país.

a) El gran ganador: La Abstención

Tal como ocurrió en la “Elección Presidencial de 2013”, en donde votó en primera vuelta alrededor del 49% del padrón electoral, según datos del Servicio Electoral de Chile (SERVEL), nos enfrentamos a una bajísima participación de la ciudadanía en este proceso electoral, la cual según los mismos datos de SERVEL, correspondió al 46,7% del padrón electoral, es decir, votaron algo así como 7 millones de votantes de un total de 14.3 millones de personas habilitadas para ello. Esto es algo que poco o nada se ha comentado en estos días, y que sin duda es un problema de enorme relevancia para la estabilidad política y gobernabilidad del país. No existe democracia sin participación, y en donde más de la mitad de las personas no sea parte de este proceso, resta enorme validez al procesos republicano. La pregunta entonces, es ¿Qué está sucediendo con la abstención?. Bueno, algunas hipótesis pueden ser la desconfianza al mundo político, la despolitización, la segregación educacional, entre otras, sin embargo, lo que sí tenemos claro, es que las campañas a través de redes sociales, por parte del gobierno y organismos internacionales como PNUD, no tuvieron el menor efecto en el electorado.

Comparativo 2013 - 2017

Figura 1. Participación Electoral por Regiones. Años 2013-2017

Participación Electoral por Regiones. 2017

Figura 2. Participación Electoral por Regiones. Años 2017

b) Ley de Cuotas: Más mujeres en el Congreso

A pesar de que much@s analistas pensaban que no habrían mayores cambios en esta materia, sucedió lo contrario. Más mujeres llegan al congreso, de la mano del nuevo sistema electoral (Método D´Hondt), y que permitió que a través de la incorporación de un piso del 40% de candidatas mujeres (Ley de Cuotas), tener una representación en el parlamento que pasó del 15,8% al 23% (http://www.elmostrador.cl/braga/2017/11/20/ley-de-cuotas-mujeres-logran-historico-aumento-en-representacion-parlamentaria/). Muy buena noticia para el género y la política.

Ley de cuotas senado

Figura 3. Variación de Mujeres en Cámara Alta. 1989-2017

Ley de Cuotas Camara de Diputados

Figura 3. Variación de Mujeres en Cámara Baja. 1989-2017

c) Nuevas Fuerzas Políticas: El Éxito del Frente Amplio

Sin lugar a dudas, la candidatura ganadora contra todo pronóstico (a pesar de no haber pasado al balotage), fue la de Beatriz Sánchez. Sustentada en las grandes ciudades, con alta educación y sectores medios-altos y altos (el 70 % de la votación se encuentra en Valparaíso, Santiago y Concepción), generó tal simpatía y adherentes, que logró el 20,27% de los votos (1.336.824 personas) de acuerdo a SERVEL. Con ello, también se rompió el escenario tradicional entre la derecha (Chile Vamos) y la izquierda (Nueva Mayoría), permeando el Parlamento con nuevos aires y fuerzas políticas.

Servel Congreso

Figura 5. Composición del Parlamento antes y después de las Elecciones 2017.

d) El gran perdedor: Sebastián Piñera

Todo estaba preparado para un triunfazo la noche de ese domingo, incluso había cotillón preparado, pero todo quedó guardado y con fríos comentarios tras pasillo. Sebastián Piñera logró solo el 36,6% de las votaciones, muy por debajo de las expectativas que lo situaban entorno al 45%-47% de los sufragios. ¿Qué sucedió?, bueno, esencialmente por que las encuestas en Chile consideraban las ciudades con mayores ingresos y población, pero despreciando a más de la mitad de las comunas más pobres, desafectadas con la política y ciertos sectores políticos. En ese escenario, Piñera recibió un claro mensaje de la ciudadanía: Nada está garantizado. Y esa cuota de incertidumbre, pone a la segunda vuelta presidencial, al mismo nivel que en 1999, con Ricardo Lagos y Joaquín Lavín.

e) La Cuota de Alerta: José Antonio Kast

Muchos dijimos días previos, el cuarto lugar en esta elección, iba a ser más importante que incluso el tercer lugar, y así sucedió. Nadie pensó ni visualizó que José Antonio Kast, lograra casi el 8% de los votos (523.213 votos) y con ello, le metiera presión a Piñera en el balotage. Claro, por que ahora tendrá que ser cuidadoso Piñera en no moverse mucho a la extrema derecha (y perder votos de centro), como tampoco moverse en demasía al centro (perdiendo votos de Kast). No es fácil, y por el momento, es más complejo de lo que se piensa.

f) La Incertidumbre: El Factor Guillier

Alejandro Guillier logró pasar a segunda vuelta con el 22,7% de los votos, algo así como casi 1.5 millones de votos. No es suficiente para ganar la presidencial, como tampoco ese ejercicio erróneo de sumar linealmente los votos de Sánchez, Goic y MEO. Desde lo estrictamente ideológico, un simpatizante o adherente del Frente Amplio, no tendría por qué votar por Guillier, ya que no tienen nada que ver unos con los otros, pero también está claro que al Frente Amplio le convendría más un Gobierno de Piñera que de Guillier, para crecer y aspirar a la Presidencial de 2021. Compleja situación para Guillier sin duda alguna.

g) Requiem para la Democracia Cristiana

Finalmente, la noche del 19 de Noviembre, hemos visto el final de la Democracia Cristiana, tal como la conocemos. La candidatura de Carolina Goic jamás tuvo el respaldo ciudadano, y lo que es peor, el respaldo de sus propios militantes. Con un magro 5,88% de los votos, superando muy levemente a Marco Enriquez Ominami, Goic no fue capaz de encantar a un electorado cansado de una DC asociada a la corrupción y las malas prácticas en política. Las fuerzas internas de los Walker, Aylwin, Martínez y Alvear, versus los sectores más progresistas de la falange, están generando un cuadro de descomposición y reordenamiento de quien otrora, fuese la bisagra del centro político del país.

Veremos que nos depara la segunda vuelta presidencial, este domingo 17 de diciembre. Nada permite anticipar los escenarios, pero si puedo decir que será más reñida que en 1999/2000. Por ahora, imperan los discursos del odio y el terror en ambos lados, y en la cual olvidan, que más de la mitad de los electores, no fue a sufragar este 19 de noviembre pasado.

 

Fuente: SERVEL http://www.servelelecciones.cl/

Anuncios


Deja un comentario

Letanía

Durante estos días, se han desarrollado las elecciones primarias de los sectores de Chile Vamos (que integra a la UDI, RN y PRI) y el Frente Amplio (que integra a más de 15 movimientos sociales, dentro de los cuales está Revolución Democrática, el Movimiento Autonomista, entre otros), en la búsqueda de sus candidatos presidenciales respectivos. Por el lado de Chile Vamos, los precandidatos fueron el Ex – Presidente Sebastián Piñera, el Diputado Felipe Kast y el Senador Manuel José Ossandón, mientras que por el Frente Amplio, se encuentran la periodista Beatriz Sánchez y el sociólogo Alberto Mayol. A la hora que escribo estas palabras, se desarrollan las Primarias 2017 en país, en la cual la constitución de mesas ha sido muy lento y tardío. Es importante recordar que el día de ayer, se constituyeron el 33,6% de las Mesas del país, según cifras del SERVEL, una cifra muy menor con la Primaria de 2013, en la cual se constituyeron el 41,6% de las mesas. La poca participación e interés ha sido la tónica desde que el voto es voluntario, y en donde además los partidos políticos y movimientos, han sido deficientes en sus llamados y propuestas a los ciudadanos, con el fin de revertir esta tendencia. No basta con los clichés del “acto republicano”, “la fiesta de la democracia” o “el deber cívico”. Los tiempos han cambiado, pero la política no.

Por el lado de Chile Vamos, hemos presenciado en estas semanas lo más penoso y triste de la política chilena. Pre candidatos que han transformado en un circo los seudo debates que se desarrollaron. Por un lado Piñera, altamente cuestionado por sus negocios asociados a la política, sus nefastas acciones en su Gobierno como fueron el CENSO 2012, el Plan Araucanía, el Programa Alerta Segura, CASEN 2012, entre otros aspectos más, sin considerar la lista enorme de ex ministros y subsecretarios en tribunales, bajo con los delitos de cohecho, soborno, entre otros. En el caso de Felipe Kast, el cual representa (al menos en teoría) el sector más liberal de la derecha, planteó en su campaña que los niños y niñas están primero, que las ideas liberales son las más importantes, y una tímida crítica al anterior Gobierno de Piñera. Podríamos decir que es interesante que crezca y se desarrolle este sector, claramente es mucho mejor que la UDI, pero aún lejos de las ideas tradicionales del liberalismo como lo conocemos. Finalmente, Manuel José Ossandón, quien ha sido lo más cercano a un populismo de derecha, como lo es el Presidente Donald Trump en Estados Unidos. Con muy pocas ideas y propuestas, pero con ataques duros y continuos hacia Sebastián Piñera, dándole el toque de pimienta a las elecciones.

En el caso del Frente Amplio, la problemática que existe es esa postura algo mesiánica de sus líderes, pensando que antes de ello nada existe y nada se ha hecho. Esta situación ha generado malestar en muchos sectores, ya que debemos ser claros, hay muchas cosas importantes que se han hecho en estas décadas, y no es posible despreciar a grupos políticos históricos como lo son el Partido Comunista y el Socialismo. Además, es importante recordar que el Frente Amplio nace desde los sectores de elite del país, no desde los trabajadores o sectores populares. Prueba de ello es que sin consideramos la masa de votantes y adherentes, provienen de los sectores medios-altos y con alta escolaridad de la sociedad. En este caso, tanto Sánchez y Mayol han ofrecido más que propuestas concretas e ideas coherentes, slogans y palabras para la galería, apelando a lo emocional de las personas. Prueba de ello, es la idea de un tren de alta velocidad señalado por Mayol, o la ignorancia en materia educacional y económica de Sánchez. Es importante que si realmente quien ser una fuerza política importante, el primer ingrediente es la humildad, entender que el país no nace con ellos y ser conscientes que la historia es clave para comprender los fenómenos sociales y políticos en el país.

Como raya para la suma, hemos tenido unas primarias muy al debe en materia política y de ideas país, demasiados slogans y palabras para la galería, pero poca sustancia y concreción. Nuestro país merece y necesita una visión política que esté en función de los avances sociales y de intereses de los ciudadanos, pero hoy en día, al menos estos bloques políticos, están fuertemente al debe.

 

 


Deja un comentario

Ignorantes

Este año hemos recibido variada información desde diversas agencias y entidades, respecto al sistema educativo de Chile, tanto en cuanto a desempeño de nuestros estudiantes, como además en cuanto a habilidades y competencias de nuestros adultos, los cuales fueron criados y educados bajo el modelo que Chile presenta desde la dictadura militar de fines del siglo pasado.

Tres importantes evidencias tenemos a disposición desde junio pasado, partiendo con la entrega de los datos de PIACC 2015 (Programme for the International Assessment of Adult Competencies) de la OCDE (http://www.oecd.org/skills/piaac/), las cuales miden las habilidades, competencias y destrezas de los adultos en las áreas de comprensión lectora, matemática y resolución de problemas en ambientes digitales. Los resultados para Chile fueron realmente lamentables, tenemos una población adulta con muy bajas habilidades y competencias en elementos básicos para el siglo XXI, como la comprensión lectora o la resolución de problemas simples (http://www.oecd.org/skills/piaac/EVIDENCIAS%20PIAAC%20FINAL.pdf), incapaz de reflexionar y de desarrollar un pensamiento crítico dado, pero que sin embargo lo más preocupante de todo, es que cuando uno mira los datos por grupos socioeconómicos, puede observar que los profesionales del decil más rico, no tienen las habilidades y competencias de una persona promedio de la OCDE con enseñanza media cumplida. Esa evidencia, es profundamente significativa, ya que tenemos una sociedad en la cual nuestras élites son ignorantes y carentes de los elementos sofisticados para liderar un proceso de transformaciones y cambios sociales y políticos. El panorama para los grupos socioeconómicos más bajos, es francamente desolador.

El siguiente gráfico representa el punto anterior, en comparación con las principales economías en desarrollo:

0616-piaac-chart-eng

Otros de los elementos relevantes a este panorama descrito, fue la entrega el pasado mes de noviembre, de los datos de la prueba TIMSS 2015 ( Trends in International Mathematics and Science Study) de la IEA (http://timssandpirls.bc.edu/), la cual se focaliza principalmente en medir aprendizajes en Matemática y Ciencia en educación primaria (básica, en el caso de Chile), con resultados discretos y bajos en general. Hay sin duda algunos datos alentadores, sobre todo de trayectorias y equidad de género en 4º Básico, pero que ya en 8º se amplían las brechas (http://archivos.agenciaeducacion.cl/TIMMS_presentacion_BAJA.pdf). Seguimos teniendo una población de estudiantes con serias falencias en competencias y habilidades científicas y matemática, y que permiten tener una idea de su camino como futuros adultos, agregando a ésto lo visto anteriormente por PIACC 2015.

Los resultados de Chile en TIMSS 2015 fueron los siguientes:

math-distribution-of-mathematics-achievement-grade-4-table.jpg

Mientras que para 8º Básico…..

math-student-achievement-infographic-grade-8.jpg

Y finalmente en Ciencias….

science-student-achievement-infographic-grade-4.jpg

Pero esto no termina acá. Hace pocos días, se entregaron los resultados de PISA 2015 (Programme for International Student Assessment) marcada por el escándalo en Argentina y la posible manipulación de las muestras en capital federal (Buenos Aires), y además por el destacado lugar que tuvo Portugal en dicha medición (Eso da para otra columna).

Más allá de eso, los resultados de PISA 2015 para Chile, en sus área de Matemática, Comprensión Lectora y Ciencias, muestran que los resultados fueron bajos y exceptuando Comprensión Lectora, bastante paupérrimos y mediocres. Solamente Lenguaje experimentó un alza significativa en cuanto a la medición anterior. En datos de equidad de género y datos socioeconómicos siguen mostrando niveles muy por debajo de los países de la OCDE, siendo llamativo que si tomamos el 5% de los mejores resultados de Chile, comparándolo con los otros países de la OCDE, seguimos en los últimos puestos determinados. Que quiere decir esto, que tanto la educación pública como privada, muestra resultados bajos y mediocres, consistente con lo hallado en PIACC 2015. Un panorama sombrío para Chile.

variacion-de-desempeno-pisa-2015-ciencias

En este gráfico, podemos notar que la varianza de aprendizajes se explica dentro de la escuela (50%) más que entre escuelas (31%). Un elemento no menor sin duda.

Así cerramos el año 2016 con un sombrío panorama, y que viene nuevamente a confirmar un panorama que ya sabemos y conocemos. Ninguna receta, técnica o metodología resolverá este problema, el cual es profundo al sistema educativo de Chile, y que independiente del sector que sea, público o privado, la mala educación es transversal en la sociedad. De esta forma, el desarrollo país es cada vez más lejano y difícil.


2 comentarios

Fantasmas

Uno de los elementos más interesantes al analizar los procesos políticos y sociales durante los últimos siglos, es la vertiginosa velocidad de los cambios que suceden, y en especial, como algunos elementos que habíamos pensando que ya estaban superados como la xenofobia, discriminación, exclusión, etc, están todavía anclados en el corazón de algunas personas, en especial en aquellas generaciones como los Baby Boomers.

Una de las lecciones que el presente año nos a dejado en relación a lo anterior, es que existe a pesar de todos los esfuerzos en globalización, democracia y crecimiento, un amplio segmento de la ciudadanía que está al margen de los frutos y beneficios de una sociedad en continuo cambio. Hechos como el Brexit en UK, el Plebiscito del Tratado de Paz entre el Gobierno de Colombia con las FARC, las elecciones generales en España, las Municipales en Chile, y la reciente Elección Presidencial en Estados Unidos, tienen como hilo conductor precisamente que los “marginados” y “hastiados” del sistema social, hablaron y pusieron su voz en alto, y con fuerza. Mientras la gran mayoría creíamos que dichos procesos estaban claros, ya que las encuestas marcaban esas tendencias, la realidad fue muy diferente. Una bruma de desesperanza empezó a cundir a millones de personas, al ver que nacionalismos, políticas xenófobas, discriminaciones y racismos, volvían al discurso populista de derecha e izquierda en muchos países, justamente esos “fantasmas” que habíamos dejado atrás luego de un siglo XX lleno de muerte, guerras y dolor, volvían a aparecer en nuestras narices.

Cuando se analizan por ejemplo, el Brexit en UK y las Presidenciales en Estados Unidos, podemos observar elementos comunes que son parte de un diagnóstico mayor.

Figura 1.

election_2016

Figura 2.

spatial-voting-brexit-referendum-24june2016

Como podemos ver en la Figura 1., la distribución de votantes de Trump, está marcada por tres hechos importantes: Hombres blancos, zonas semi-urbanas y rurales con población de menos de 1 millón de personas, y baja escolaridad. Precisamente, este grupo, que no se ha beneficiado de los TLC y acuerdos económicos en más de 20 años de Estados Unidos con el resto del mundo, levantó la voz ante la exclusión de Washington, haciendo eco de las palabras de Trump en su lema de campaña: “Make America Great Again”, dijeron no más. Grupos como el Tea Party, KKK, Neocon, entre otros, resurgen como oportunidad ante una sociedad estadounidense dividida y fuertemente segmentada, queriendo “devolver” la grandeza perdida de Estados Unidos, con fuertes ideas discriminatorias, segregacionalistas y anti-inmigrantes. Es el triunfo de la emocionalidad ante la impotencia de la marginación.

En la figura 2., podemos ver que precisamente quienes votaron a favor del Brexit, son aquellos segmentos menos favorecidos por décadas de trabajo en la Unión Europea, segmentos etarios más altos y de GSE más pobres, trabajadores, empleados y británicos que se sientes excluidos de un modelo que supuestamente ayuda más a los demás, pero no a ellos.

No es casualidad que en ambos casos, las generaciones más jóvenes, los “Millennials”, se hayan expresado en las calles, con fuertes marchas y manifestaciones ante lo ocurrido, pero donde las mismas cifran evidencian que quienes más votaron no fueron precisamente ellos, sino los de más edad. Es la paradoja de la participación cívica en el mundo globalizado: Globalizar la sociedad, economía, política y consumo, pero no la ciudadanía y valores republicanos.

Como señalé al principio, esto sólo es un síntoma más de un proceso más complejo y profundo en el mundo. El año 2017 nos trae más elecciones claves en países altamente relevantes, como Francia, Alemania, Países Bajos, etc, y lo más próximo en Austria, donde la ultra-derecha está liderando las opciones de la presidencia. Todo ello, configura un escenario tradicional en tiempos de crisis, volatilidades y miedos, resguardarse en discursos y lenguajes que apelen a lo emocional, al carácter propio de los nacionalismos y exacerbando la discriminación ante los demás, producto del mismo miedo. La democracia no ha estado a la altura de los desafíos del siglo XXI, como el cambio climática, oleadas de inmigrantes, crisis económicas, etc, y más aún, una clase política anquilosada y que ha dejado pasar que esos populismos dañen a los países, generando un ambiente sombrío y cargado de miedo.

Ya vivimos algo semejantes en la década de los años 30 en el siglo XX, y sabemos las consecuencias de ello. Debemos aprender de la historia, sus procesos y oportunidades.

¿Estaremos aún a tiempo de cambiar este escenario político-social?, Al menos yo, tengo mis serias dudas al respecto. Espero equivocarme


Deja un comentario

Equidad de Género: Y la educación cuando?

Hace un par de días, se conoció la horrible noticia de una joven asesinada en el patio de un colegio y enterrada en extrañas circunstancias, por un hombre de paradero recientemente conocido, y que se suma a la lista de mujeres asesinadas durante este año en Chile. Los femicidios responden como uno de los actos más bárbaros y atroces que pueden suceder, y que son propios de una enfermedad grave que nuestra sociedad vive: la desigualdad e inequidad de género. Junto con la enorme tragedia que ocurre en materia de infancia y pueblos originarios, la mujer sufre constantes vejámenes y abusos de múltiples partes, sectores y grupos socioeconómicos. Es en este sentido, que cabe la pregunta vinculante sobre lo que a nivel educacional y como sistema educativo, estamos haciendo para combatir este flagelo.

Nuestro sistema educativo es un reproductor de la desigualdad que existe en Chile, de sus patrones sociales y culturales dados. Esto ya lo decía hace algún tiempo Bourdieu. Y claramente, también ocurre a nivel de inequidad de género.

Desde el foco de instrumentalización del rendimiento escolar, el género se reduce a que niños tienen mejores puntajes que niñas en matemática, y que es al revés en lenguaje. También algo semejante sucede en ciencias. En el aula, tenemos que diversas tareas son segmentadas por el género, que dista mucho de una visión inclusiva y diversa, y que apunta a una competencia entre los géneros, más que un trabajo cooperativo dado.

Mientras tengamos un sistema educativo que apunte a que los estudiantes solamente se adapten a un sistema social dado, en vez de cuestionarlo y criticarlo, seguiremos con una visión en la cual el hombre tiene supremacía sobre la mujer, relegándola a un segundo plano. Debes construir un camino social, desde la educación, en la cual los hombres y mujeres trabajen cooperativamente, en donde ni uno ni el otro esté por sobre, sino que en sus diferencias y semejanzas, pueden construir un camino de integridad y valor social. Los países nórdicos pueden darnos buenas lecciones en ese sentido.

No es casualidad que todos los países con altos índices de desarrollo humano, crecimiento y riquezas, son países con alta inclusión, equidad de género, y plenos derechos sociales y laborales. No es posible que una mujer en mismo trabajo que el hombre, gane 40% menos, por el solo hecho de ser mujer.

La educación puede hacer mucho para la equidad social, pero para eso, debemos cambiarla completamente, y eso ya, es un enorme desafío.


Deja un comentario

Los que ya no vuelven

Uno de los elementos más críticos en la historia de las personas, es aquella que se asocia a la pérdida de un ser querido, ya sea familiar, amigo, conocido, etc. Nadie en su vida está ausente a este hecho, y claramente, nadie nos prepara, nadie nos enseña a estar listos para ello.

La pérdida como emoción, abarca todos los aspectos del ser humano, no solamente lo afectivo-emocional, sino que también lo físico-corporal. Sentimos con nuestro cuerpo, reímos y lloramos con este preciado regalo de la vida, y también lo vivimos con la pena y la tristeza de los que ya no están. Más allá de las razones o causas, es importante siempre “vivir” la emoción de la pérdida, lo que se llama o conoce como el “duelo. El desapego es un forma, una manera de vivir y existir en esta realidad, de convivir con el otro, de caminar en el crecimiento personal y el desarrollo individual. No se trata de ser apático o frío por la vida, sino de tener la consciencia de que las personas en nuestras vidas, vienen a hacernos crecer y mejorar, y que irremediablemente, pasarán o ya no estarán.

Quizás una de las pérdidas más importantes, sea la nuestra, la que experimentamos cuando perdemos el rumbo, cuando estamos abrumados por la vida, problemas, relaciones, etc. Perdernos, no es el problema, sino cuando dejamos de tener el “rumbo” que nos llevaba hacia un nuevo mundo, a un destino incierto pero certero de realidad. Tal como dice mi amiga Vinka Jackson, perderse es quizás un momento para nosotros mismos, de reencontrarnos y lograr nuevas fuerzas en el camino que tenemos por delante. Lo clave, es jamás de creer en nuestro destino, nuestra vida, nuestros sueños y anhelos como seres humanos, únicos e irrepetibles.

Hoy deseo perderme, hoy quiero buscar nuevos rumbos, experimentar caminos y posibilidades que jamás pensé y soñé. Me quiero perder y no volver a los miedos de antes, a la dependencia de cosas tan pequeñas e insignificantes, quiero vivir en el placer de la convivencia mutua, sin escudos ni juzgamientos, libre, entregándome al otro, abierto y expuesto a la vida.

Perderse es eso, no volver. Hoy no quiero volver, quiero perderme para volver a lo que nunca fui, pero que siempre seré.


Deja un comentario

AFI: Una verdad incómoda

Durante esta semana, más de 289 mil estudiantes rendirán como cada año, la Prueba de Selección Universitaria (PSU) con el anhelo de tener un buen puntaje y así acceder a las vacantes de las universidad adscritas al proceso de selección, tanto públicas como privadas. Sin embargo es lamentable que todo este proceso, ya esté condicionado de antemano, o como se dice en la jerga política, ya esté “cocinado”. Ésto, por que de acuerdo a DFL Nº4 de 1981, son 27.500 estudiantes los “mejores” del sistema escolar, que poseen los mejores puntajes en las pruebas de Lenguaje y Matemática, los cuales son para las Ues, verdaderos botines de ingreso extra a disputarse, y que este año, por primera vez se puso en duda su continuidad.

Quienes más han criticado la medida de reducir o eliminar el AFI han sido precisamente los planteles privados, quienes captan un buen % de estudiantes en el rango anterior, ya que dichos puntajes vienen en su mayoría de establecimientos particular subvencionado o pagado, lo que no es sorpresa, ya que correlaciona PSU con GSE en .98. Esta crítica la sustentan en el hecho que dichos recursos los usan para becas, ayudas y la mejora del sistema de educación superior. Esto, es completamente falso.

Según el reciente ranking de Times Higher Education 2015 (https://www.timeshighereducation.com/world-university-rankings/2015/world-ranking) las universidad chilenas simplemente no existen a nivel internacional. Claro, a nivel local, hacen gala tradición, seriedad, compromiso, pero en general, solamente les interesa un solo foco: dinero. Nada de ser puntales del desarrollo país. Son simplemente “Centro de Capacitación Superior”.

El AFI es un elemento regresivo, segregador y nocivo para la Educación del país, y es hora de terminarlo de una vez, y redistribuir los recursos a nivel basal de las Ues públicas. Esto es más justo y adecuado que poner a “competir” a los planteles, por un hueso establecido hace más de 30 años.

El tiempo ya ha dado su dictamen: El AFI debe terminar.