Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.


Deja un comentario

El día después…

A una semana de las “Elecciones Presidenciales 2017” en Chile, ha pasado un tiempo razonable para discutir algunas ideas importantes al respecto, y que pude compartir en parte en el análisis que realicé en Radio Condell, durante la tarde del 19 de Noviembre pasado. Sobre ello, es bueno decir que hay algunos nudos altamente relevantes y que ameritan un par de lecturas adecuadas y pertinentes, las cuales pueden darnos algunas luces sobre lo que realmente podría estar sucediendo en materia política en el país.

a) El gran ganador: La Abstención

Tal como ocurrió en la “Elección Presidencial de 2013”, en donde votó en primera vuelta alrededor del 49% del padrón electoral, según datos del Servicio Electoral de Chile (SERVEL), nos enfrentamos a una bajísima participación de la ciudadanía en este proceso electoral, la cual según los mismos datos de SERVEL, correspondió al 46,7% del padrón electoral, es decir, votaron algo así como 7 millones de votantes de un total de 14.3 millones de personas habilitadas para ello. Esto es algo que poco o nada se ha comentado en estos días, y que sin duda es un problema de enorme relevancia para la estabilidad política y gobernabilidad del país. No existe democracia sin participación, y en donde más de la mitad de las personas no sea parte de este proceso, resta enorme validez al procesos republicano. La pregunta entonces, es ¿Qué está sucediendo con la abstención?. Bueno, algunas hipótesis pueden ser la desconfianza al mundo político, la despolitización, la segregación educacional, entre otras, sin embargo, lo que sí tenemos claro, es que las campañas a través de redes sociales, por parte del gobierno y organismos internacionales como PNUD, no tuvieron el menor efecto en el electorado.

Comparativo 2013 - 2017

Figura 1. Participación Electoral por Regiones. Años 2013-2017

Participación Electoral por Regiones. 2017

Figura 2. Participación Electoral por Regiones. Años 2017

b) Ley de Cuotas: Más mujeres en el Congreso

A pesar de que much@s analistas pensaban que no habrían mayores cambios en esta materia, sucedió lo contrario. Más mujeres llegan al congreso, de la mano del nuevo sistema electoral (Método D´Hondt), y que permitió que a través de la incorporación de un piso del 40% de candidatas mujeres (Ley de Cuotas), tener una representación en el parlamento que pasó del 15,8% al 23% (http://www.elmostrador.cl/braga/2017/11/20/ley-de-cuotas-mujeres-logran-historico-aumento-en-representacion-parlamentaria/). Muy buena noticia para el género y la política.

Ley de cuotas senado

Figura 3. Variación de Mujeres en Cámara Alta. 1989-2017

Ley de Cuotas Camara de Diputados

Figura 3. Variación de Mujeres en Cámara Baja. 1989-2017

c) Nuevas Fuerzas Políticas: El Éxito del Frente Amplio

Sin lugar a dudas, la candidatura ganadora contra todo pronóstico (a pesar de no haber pasado al balotage), fue la de Beatriz Sánchez. Sustentada en las grandes ciudades, con alta educación y sectores medios-altos y altos (el 70 % de la votación se encuentra en Valparaíso, Santiago y Concepción), generó tal simpatía y adherentes, que logró el 20,27% de los votos (1.336.824 personas) de acuerdo a SERVEL. Con ello, también se rompió el escenario tradicional entre la derecha (Chile Vamos) y la izquierda (Nueva Mayoría), permeando el Parlamento con nuevos aires y fuerzas políticas.

Servel Congreso

Figura 5. Composición del Parlamento antes y después de las Elecciones 2017.

d) El gran perdedor: Sebastián Piñera

Todo estaba preparado para un triunfazo la noche de ese domingo, incluso había cotillón preparado, pero todo quedó guardado y con fríos comentarios tras pasillo. Sebastián Piñera logró solo el 36,6% de las votaciones, muy por debajo de las expectativas que lo situaban entorno al 45%-47% de los sufragios. ¿Qué sucedió?, bueno, esencialmente por que las encuestas en Chile consideraban las ciudades con mayores ingresos y población, pero despreciando a más de la mitad de las comunas más pobres, desafectadas con la política y ciertos sectores políticos. En ese escenario, Piñera recibió un claro mensaje de la ciudadanía: Nada está garantizado. Y esa cuota de incertidumbre, pone a la segunda vuelta presidencial, al mismo nivel que en 1999, con Ricardo Lagos y Joaquín Lavín.

e) La Cuota de Alerta: José Antonio Kast

Muchos dijimos días previos, el cuarto lugar en esta elección, iba a ser más importante que incluso el tercer lugar, y así sucedió. Nadie pensó ni visualizó que José Antonio Kast, lograra casi el 8% de los votos (523.213 votos) y con ello, le metiera presión a Piñera en el balotage. Claro, por que ahora tendrá que ser cuidadoso Piñera en no moverse mucho a la extrema derecha (y perder votos de centro), como tampoco moverse en demasía al centro (perdiendo votos de Kast). No es fácil, y por el momento, es más complejo de lo que se piensa.

f) La Incertidumbre: El Factor Guillier

Alejandro Guillier logró pasar a segunda vuelta con el 22,7% de los votos, algo así como casi 1.5 millones de votos. No es suficiente para ganar la presidencial, como tampoco ese ejercicio erróneo de sumar linealmente los votos de Sánchez, Goic y MEO. Desde lo estrictamente ideológico, un simpatizante o adherente del Frente Amplio, no tendría por qué votar por Guillier, ya que no tienen nada que ver unos con los otros, pero también está claro que al Frente Amplio le convendría más un Gobierno de Piñera que de Guillier, para crecer y aspirar a la Presidencial de 2021. Compleja situación para Guillier sin duda alguna.

g) Requiem para la Democracia Cristiana

Finalmente, la noche del 19 de Noviembre, hemos visto el final de la Democracia Cristiana, tal como la conocemos. La candidatura de Carolina Goic jamás tuvo el respaldo ciudadano, y lo que es peor, el respaldo de sus propios militantes. Con un magro 5,88% de los votos, superando muy levemente a Marco Enriquez Ominami, Goic no fue capaz de encantar a un electorado cansado de una DC asociada a la corrupción y las malas prácticas en política. Las fuerzas internas de los Walker, Aylwin, Martínez y Alvear, versus los sectores más progresistas de la falange, están generando un cuadro de descomposición y reordenamiento de quien otrora, fuese la bisagra del centro político del país.

Veremos que nos depara la segunda vuelta presidencial, este domingo 17 de diciembre. Nada permite anticipar los escenarios, pero si puedo decir que será más reñida que en 1999/2000. Por ahora, imperan los discursos del odio y el terror en ambos lados, y en la cual olvidan, que más de la mitad de los electores, no fue a sufragar este 19 de noviembre pasado.

 

Fuente: SERVEL http://www.servelelecciones.cl/

Anuncios


Deja un comentario

Letanía

Durante estos días, se han desarrollado las elecciones primarias de los sectores de Chile Vamos (que integra a la UDI, RN y PRI) y el Frente Amplio (que integra a más de 15 movimientos sociales, dentro de los cuales está Revolución Democrática, el Movimiento Autonomista, entre otros), en la búsqueda de sus candidatos presidenciales respectivos. Por el lado de Chile Vamos, los precandidatos fueron el Ex – Presidente Sebastián Piñera, el Diputado Felipe Kast y el Senador Manuel José Ossandón, mientras que por el Frente Amplio, se encuentran la periodista Beatriz Sánchez y el sociólogo Alberto Mayol. A la hora que escribo estas palabras, se desarrollan las Primarias 2017 en país, en la cual la constitución de mesas ha sido muy lento y tardío. Es importante recordar que el día de ayer, se constituyeron el 33,6% de las Mesas del país, según cifras del SERVEL, una cifra muy menor con la Primaria de 2013, en la cual se constituyeron el 41,6% de las mesas. La poca participación e interés ha sido la tónica desde que el voto es voluntario, y en donde además los partidos políticos y movimientos, han sido deficientes en sus llamados y propuestas a los ciudadanos, con el fin de revertir esta tendencia. No basta con los clichés del “acto republicano”, “la fiesta de la democracia” o “el deber cívico”. Los tiempos han cambiado, pero la política no.

Por el lado de Chile Vamos, hemos presenciado en estas semanas lo más penoso y triste de la política chilena. Pre candidatos que han transformado en un circo los seudo debates que se desarrollaron. Por un lado Piñera, altamente cuestionado por sus negocios asociados a la política, sus nefastas acciones en su Gobierno como fueron el CENSO 2012, el Plan Araucanía, el Programa Alerta Segura, CASEN 2012, entre otros aspectos más, sin considerar la lista enorme de ex ministros y subsecretarios en tribunales, bajo con los delitos de cohecho, soborno, entre otros. En el caso de Felipe Kast, el cual representa (al menos en teoría) el sector más liberal de la derecha, planteó en su campaña que los niños y niñas están primero, que las ideas liberales son las más importantes, y una tímida crítica al anterior Gobierno de Piñera. Podríamos decir que es interesante que crezca y se desarrolle este sector, claramente es mucho mejor que la UDI, pero aún lejos de las ideas tradicionales del liberalismo como lo conocemos. Finalmente, Manuel José Ossandón, quien ha sido lo más cercano a un populismo de derecha, como lo es el Presidente Donald Trump en Estados Unidos. Con muy pocas ideas y propuestas, pero con ataques duros y continuos hacia Sebastián Piñera, dándole el toque de pimienta a las elecciones.

En el caso del Frente Amplio, la problemática que existe es esa postura algo mesiánica de sus líderes, pensando que antes de ello nada existe y nada se ha hecho. Esta situación ha generado malestar en muchos sectores, ya que debemos ser claros, hay muchas cosas importantes que se han hecho en estas décadas, y no es posible despreciar a grupos políticos históricos como lo son el Partido Comunista y el Socialismo. Además, es importante recordar que el Frente Amplio nace desde los sectores de elite del país, no desde los trabajadores o sectores populares. Prueba de ello es que sin consideramos la masa de votantes y adherentes, provienen de los sectores medios-altos y con alta escolaridad de la sociedad. En este caso, tanto Sánchez y Mayol han ofrecido más que propuestas concretas e ideas coherentes, slogans y palabras para la galería, apelando a lo emocional de las personas. Prueba de ello, es la idea de un tren de alta velocidad señalado por Mayol, o la ignorancia en materia educacional y económica de Sánchez. Es importante que si realmente quien ser una fuerza política importante, el primer ingrediente es la humildad, entender que el país no nace con ellos y ser conscientes que la historia es clave para comprender los fenómenos sociales y políticos en el país.

Como raya para la suma, hemos tenido unas primarias muy al debe en materia política y de ideas país, demasiados slogans y palabras para la galería, pero poca sustancia y concreción. Nuestro país merece y necesita una visión política que esté en función de los avances sociales y de intereses de los ciudadanos, pero hoy en día, al menos estos bloques políticos, están fuertemente al debe.

 

 


Deja un comentario

En los Ojos del Cambio

Uno de los elementos que permanentemente me llaman la atención, y que asocia directamente lo educativo y lo social, pasando por lo biológico en alguna medida, es el comportamiento que las personas tienen en relación a los otros, en forma de externalizar sus vidas, vivencias, emociones y afectos. Desde los núcleos familiares, existen ciertos códigos que están presentes de forma transversal, ya sea desde la más rica a la más pobre, sea que viva en las grandes ciudades o en las zonas más apartadas del país, y ésta se asocia a la forma en la cual somos capaces de vincularnos con los demás, que más allá del contexto existente, está en cierta manera definida como un elemento propio del ser humano.

Somos una especie intrínsecamente gregaria, social, que interrelaciona y combina sus elementos internos en proyección con la interacción que tenemos permanentemente y a diario con otros seres humanos. Nos definimos claramente desde los demás, y junto con ello, construimos nuestra estructura emocional, afectiva, psíquica y motivacional. Pero en tiempos de alta tecnología, de una aldea global que nos comunica en tiempo real con millones de personas (para los afortunados con acceso a dicha tecnología, dicho sea de paso), con una irrupción casi demencial de las redes sociales, en las cuales se expone la vida completa de los sujetos, con el afán de lograr alguna valoración positiva que alimente un ego probablemente débil y con una autoestima baja, se posiciona de una manera incierta, la forma en la cual convivimos las personas diariamente.

Sin duda alguna, existen elementos propios de estos tiempos, que nos llevan a analizar el escenario que actualmente tenemos para una gran parte de la población. Por un lado, una educación de mala calidad, tanto para los más ricos como a los más pobres. Pero cuando digo mala calidad, hago referencia a esa demencial estructura y arquitectura educativa que tiene por foco la lecto-escritura y el razonamiento lógico-matemático, que desprecia lo emocional y afectivo, lo valórico, y que solo se rige por pruebas estandarizadas y objetivos independientes del contexto del ser humano que está aprendiendo en las aulas. Eso, sin duda marca un par de generaciones que hoy en día, no son capaces de razonar y reflexionar el mundo que viven, son manipulables, manejables como jamás en la historia moderna. Una sociedad de masas que a diferencia de los siglos XIX y XX, no es solo la más pobre, sino que abarca de forma completa a todos los estratos sociales de la sociedad.

Por otro lado, qué duda cabe que el shock de la tecnología y el conocimiento en sociedades que carecen de marcos adecuados para la readecuación de esos abruptos cambios, generó que los individuos simplemente se instrumentalizaran a partir de los distintos mecanismos de comunicación existentes. Prueba de ello es que muchos adultos se acostumbran a creer ideas erróneas como que su hijo(a) de 5 años es altamente inteligente, porque desbloqueó su celular (cosa que en realidad, es solamente acertar un patrón determinado y que puede ser probabilísticamente calculado). Ello, sumando a que éstas generaciones sometidas a los sistemas escolares antes señalados, perdieron los elementos tradicionales de formación parental, y que por tanto, carecen de herramientas básicas de crianza. Una situación que en tiempos actuales, se torna francamente dramática en algunos sectores y lugares.

Finalmente, es claramente importante como tercer aspecto, que estamos en tiempos donde la modernidad ya no responde a los desafíos y cambios sociales que el siglo XXI demanda. Algunos le llaman “postmodernidad”, a este momento de intenso cambio y apego a todo aquello que nos permita sobrellevar este “huracán” de transformaciones, en todas las áreas y sectores. Hemos dejado de creer en los demás, la pérdida de confianza es enorme en ciertas sociedades, pero a la vez nos unimos a campañas mediante internet, que evidencian cierta empatía global que sorprende cada día más. Somos una sociedad de contradicciones, como la vive un adolescente que está rumbo a ser un adulto. Exigimos libertad y autonomía (aunque para muchos, se sustenta en una visión filosófica de los siglos XVII y XVIII), pero somos incapaces de tener una vida privada, ventilando cada instante y momento personal a través de diversas plataformas de redes sociales. Personas que necesitan de la aprobación de los demás para redefinir su auto concepto y autoestima, pero que hablan de luchar por lo privado y su metro cuadrado.

Son tiempos violentos. Son tiempos extremos. Pero en donde las personas necesitan refugiarse en aquello que pueda darles la mínima seguridad para afrontar los cambios y desafíos existentes. Algunos, serán arrastrados por este “shock” como diría Toffler, pero habrán otros que forjen nuevos caminos y senderos del desarrollo humano.

Quiero creer, y en realidad es una mesura amparada en los procesos humanos que han ocurrido en los últimos siglos, que la especie humana está encontrando su camino en el cosmos. Quizás, y es muy probable, ni mi generación ni la siguiente, sea capaz de visualizar el futuro que la especie y la sociedad tengan. Probablemente no seamos capaces de adivinar ni remotamente lo que viene, pero si hay algo que tengo la certeza, es que todo lo que estamos viviendo y experimentando hoy en día, redefinirá para siempre a la especie humana, ya sea para bien o para mal.


Deja un comentario

Educación y Neurociencias: ¿Puentes a una tierra desconocida?

Durante los últimos días, he estado profundizando bastante sobre una de las inquietudes que durante éstas semanas me ha venido a la mente reiteradamente, y es esencialmente sobre cómo podemos establecer una conexión entre los elementos que definen la neurociencia cognitiva y la educación, más aún cuando el proceso de enseñanza-aprendizaje, está determinado por aspectos tanto macro como micro en lo que hace referencia a que el aprendizaje está asociado a factores sociales, culturales y socioeconómicos. El acto de aprender, sin duda alguna se halla en la generación de conexiones neuronales nuevas, duraderas y que se almacenan en la memoria de largo plazo del cerebro, mediadas por el sistema DAS ( Deseo – Acción – Satisfacción). Sin embargo, a este nivel (escala micro), los elementos que permiten la comprensión de los fenómenos presentes, están marcados por procesos neurobiológicos y químicos, determinados por interacciones entre regiones del cerebro, de forma modular, accionando diferentes procesos y que generar las condiciones para que de forma consciente, podamos generar el acto de aprender como seres humanos. Ahora bien, al subir de nivel, a algo que podemos llamar como “escala meso”, encontramos (creo yo), las manifestaciones locales de lo anterior, como el aprendizaje por observación o imitación a través de las neuronas espejo (pienso en la teoría de aprendizaje de Bandura), todavía a escala inconsciente, generando el escenario para un aprendizaje más consciente y socialmente amplio, lo que llamo “escala macro”. Es acá donde ya entran en juego la psicología y la educación, e incluso en niveles más altos, la sociología, cuando hablamos de las interacciones en el conglomerado social existente.

No lo sé bien, pero creo que esto se asemeja mucho a la comprensión de fenómenos físicos desde una mirada relativista o desde la mecánica cuántica. Sabemos que para escalas pequeñas, las leyes de la mecánica cuántica son adecuadas, no así la relatividad general; asimismo, para escalas astronómicas la relación es inversa. O de alguna manera, lo que James Clark Maxwell vió en el siglo XIX como un sólo fenómeno al mirar las leyes de la electricidad y el magnetismo. De igual manera, creo que el “aprendizaje” y en especial el “aprendizaje significativo” (Ausubel), tienen mucho que ver con un tema de “escalas”. El entendimiento del fenómeno según la “escala” respectiva, puede darnos buena luz para su comprensión interrelacionada. El aprender no es reducible a las teorías de aprendizaje psicológicas o a los diversos postulados de la teoría pedagógica, por que el ser humano tiene escalas o dimensiones operativas, desde lo genético a los comportamientos externos, medibles y evaluables.

La pregunta que me surge entonces ante ello, es como establecer un enfoque sistémico-integral del proceso de aprendizaje, que permita asociar y vincular las disciplinas de la neurociencia cognitiva, pedagogía, psicología y sociología, en una escala respectiva desde lo micro a lo macro. Ese es el desafío realmente. Por ahora, no lo sé, pero buenas luces he tenido a través de los profesores Donna Coch de la Universidad de Dartmouth, en Estados Unidos, como además Daniel Ansari, de la Universidad del Oeste de Ontario, en Canadá, quienes han trabajado en este campo epistemológico y de interdisciplinaridad en los últimos años.

Más preguntas surgen y cada vez menos respuestas….

Por ahora, una sugerencia al respecto:

MBE.png

 


Deja un comentario

Infierno

De la misma forma que en la obra de Dante Alighieri, “La Divina Comedia”, el personaje Dante cruza los infiernos, el purgatorio y finalmente el cielo, con el fin de alcanzar la luz celestial que lo purifica y acerca a Dios, hemos vivido un proceso semejante durante estas semanas a partir de los incendios forestales en Chile. Nos tocó vivir los “infiernos” durante semanas, con errores de las autoridades, una oposición mediocre y cortoplacista, la escasez de elementos técnicos y la poca preocupación por parte de la ciudadanía ante lo que pasaba. Tuvimos que ver el dolor de las personas que lo perdieron todo, para tener un nuevo toque de sencillez y humildad, y comenzar ese paso de expiación de los “pecados”, al igual que Dante en la obra. Empezamos a entender el problema, a dimensionarlo, bajaron las rencillas políticas, comenzó la coordinación de autoridades y se trajeron materiales y aviones para el combate de los incendios. Era nuestro paso por el purgatorio. Luego vino la enorme ayuda de la ciudadanía a los lugares afectados, como una rutina o tradición anclada en lo más profundo de la idiosincrasia de la sociedad chilena. Es nuestra forma de purgar los pecados como país, de redimirnos como nación ante la miseria que cada día hacemos hacia los demás. Y de alguna manera, lo validamos y nos sentimos orgullosos de ello.

El problema ahora, es que a diferencia de Dante que si pudo llegar al paraíso y alcanzar la virtud máxima ante Dios, en nuestro caso no somos dignos aún de llegar a ese estadio de plenitud. Seguimos anclados en un eterno purgatorio, expiando pecados pero sin el más mínimo afán por superarnos. Ojalá que tengamos un “final feliz” como en la obra, ya que por ahora, seguimos siendo indignos ante la luz celestial que la humildad y dignidad, que nos dan los valores y respeto por los derechos más esenciales de las personas, en especial los niños y niñas de Chile.la-divina-comedia


Deja un comentario

Manifiesto

Nací en Santiago, en 1981, pero al cabo de poco tiempo me fuí a vivir con mis abuelos paternos en Curicó. Mi madre tenía 16 años de edad al momento de nacer. No conocí a mi abuela materna, y tengo vagos recuerdos de mi abuelo materno. Mi padre nunca asumió la responsabilidad del hijo que vendría, y aun cuando creo que la historia es sabia en ese aspecto, no dejo de sospechar que la vida siempre es correcta en la forma en la cual las cosas suceden y pasan. Esta es mi historia

Crecí en Curicó, con mis abuelos paternos. Mi abuelo era gendarme y mi abuela dueña de casa. Vivíamos en una población, junto con mi tía menor. Eran tiempos duros. Los años 80 en regiones es de una complejidad enorme, y poco explorado hoy en día. Sería bueno estudiar esa época en lo social y comunitario. El último recuerdo que tuve de mi madre, fue en mi cumpleaños de 1986, luego de eso, pasarían 17 años sin saber de ella. Entre la pobreza que había, y los enormes tiempos que pasaba solo en casa, crecí viendo a Hernán Olguín con “Mundo”. Leía mucho, y por eso mismo pasaba muchas horas del día en el cuarto de atrás de la casa, creando cosas, inventando otras, y e incluso quemándome o cortándome otras tantas.

Fuí al Jardín Betty en Curicó, que estaba a 5 minutos de mi casa. Maravillosos años. Ahí vi el primer partido de Colo Colo ante Cobreloa. Luego estuve un año en la Escuela Presidente José Manuel Balmaceda, para más tarde en segundo básico, irme a la Escuela Ernesto Castro Arellano (Ex-E-21). Me formaron profesores normalistas. Grandes maestros y que me acompañaron en mi camino de soledad. Mi vida en esa época no era precisamente feliz. Hubo violencia, alcohol y mucha tristeza familiar, con quiebres en ciertas festividades y época de verano, cuando nos íbamos por un mes a Pelluhue, cerca de Cauquenes.

Aprendí en esa época el valor de aprender, leer y saber. Mis profesores siempre me impulsaron a ello. Crecí viendo el Mundo de Beckman, Profesor Rossa, Más allá del 2000, y a disfrutar de los clásicos de la ciencia ficción, como Star Trek, Star Wars, Back to the Future y Quantum Leap. Creo que todo eso me hizo tener una infancia más tranquila. Construía naves, inventos, y muchas cosas que hoy al mirarlas atrás, me dan orgullo realmente. Incluso, hasta conocí a Jaime Guzmán Errázuriz en 1989, comiendo empanada y tomando Free.

Tuve la suerte que mi abuelo me empezó a comprar más libros y revistas científicas, lo cual para mi fue una explosión estelar en mi vida, y comprendí que ese era mi camino. Salté a la enseñanza media al Liceo Luis Cruz Martínez, y no lo niego, yo quería irme al Instituto San Martín, pero absolutamente imposible de acuerdo a las condiciones económicas que teníamos. Fue una sabia decisión de mi abuelo. Siempre me decía: “En el Liceo aprenderás lo que necesitas en la vida”. Tuvo razón.

La vida en el Liceo fue un espacio lleno de revoluciones y cambios. Gente valiosa y tremenda. Hasta hoy, grandes amigos en mi vida. La mayoría con ganas de hacer tantas cosas, cambiar el mundo. Fue genial. Y bueno, hasta hoy seguimos en lo mismo. Creo que hasta mi muerte, le deberé aquello a mi abuelo.

Luego de ello salté a la universidad. Me fui a la Universidad Católica de Chile a estudiar Matemática, y al cabo de unos años, gracias a mi gran amigo Miguel, comprendí que mi norte era la Educación, luego de trabajar en campamentos en Santiago. La vida en Santiago en esa época no fue fácil, pero vivía con amigos en una residencial universitaria. Eramos una familia, los triunfos eran comunitarios, y las derrotas compartidas. Fue una hermosa época. Más tarde, vino la época de trabajar en colegios y en educación superior, y creo que todo lo anterior me preparó para sostener tantas complejidad que existieron, y que aún existen. Entré a estudiar una segunda carrera, ahora en educación, y ya estoy en mi último año. En realidad, esta decisión fue por que no ser del área y hablar de ella, es bastante mal visto.

He tenido la suerte maravillosa de conocer gente extraordinaria en mi vida, de la cual he aprendido y aprendo cada día. Ha sido sin lugar a dudas mi mayor tesoro, y de la cual me defino hoy en día. Creo en lo social y en la gente, en la educación como elemento crítico para el desarrollo de las personas, y por sobre todo, en que los niños y niñas son el tesoro más valioso que tenemos.

Esa es mi historia. Mi manifiesto. La vida no ha sido fácil, ni lo será jamás. Creo que es posible siempre darle la vuelta a las cosas. He sido y seré un orgulloso de mi historia, mi vida, y si eso puede ayudar a los demás, bienvenida sea. Un agradecido de la vida, de la gente que me rodea, y la oportunidad de aprender de todos.


Deja un comentario

Ignorantes

Este año hemos recibido variada información desde diversas agencias y entidades, respecto al sistema educativo de Chile, tanto en cuanto a desempeño de nuestros estudiantes, como además en cuanto a habilidades y competencias de nuestros adultos, los cuales fueron criados y educados bajo el modelo que Chile presenta desde la dictadura militar de fines del siglo pasado.

Tres importantes evidencias tenemos a disposición desde junio pasado, partiendo con la entrega de los datos de PIACC 2015 (Programme for the International Assessment of Adult Competencies) de la OCDE (http://www.oecd.org/skills/piaac/), las cuales miden las habilidades, competencias y destrezas de los adultos en las áreas de comprensión lectora, matemática y resolución de problemas en ambientes digitales. Los resultados para Chile fueron realmente lamentables, tenemos una población adulta con muy bajas habilidades y competencias en elementos básicos para el siglo XXI, como la comprensión lectora o la resolución de problemas simples (http://www.oecd.org/skills/piaac/EVIDENCIAS%20PIAAC%20FINAL.pdf), incapaz de reflexionar y de desarrollar un pensamiento crítico dado, pero que sin embargo lo más preocupante de todo, es que cuando uno mira los datos por grupos socioeconómicos, puede observar que los profesionales del decil más rico, no tienen las habilidades y competencias de una persona promedio de la OCDE con enseñanza media cumplida. Esa evidencia, es profundamente significativa, ya que tenemos una sociedad en la cual nuestras élites son ignorantes y carentes de los elementos sofisticados para liderar un proceso de transformaciones y cambios sociales y políticos. El panorama para los grupos socioeconómicos más bajos, es francamente desolador.

El siguiente gráfico representa el punto anterior, en comparación con las principales economías en desarrollo:

0616-piaac-chart-eng

Otros de los elementos relevantes a este panorama descrito, fue la entrega el pasado mes de noviembre, de los datos de la prueba TIMSS 2015 ( Trends in International Mathematics and Science Study) de la IEA (http://timssandpirls.bc.edu/), la cual se focaliza principalmente en medir aprendizajes en Matemática y Ciencia en educación primaria (básica, en el caso de Chile), con resultados discretos y bajos en general. Hay sin duda algunos datos alentadores, sobre todo de trayectorias y equidad de género en 4º Básico, pero que ya en 8º se amplían las brechas (http://archivos.agenciaeducacion.cl/TIMMS_presentacion_BAJA.pdf). Seguimos teniendo una población de estudiantes con serias falencias en competencias y habilidades científicas y matemática, y que permiten tener una idea de su camino como futuros adultos, agregando a ésto lo visto anteriormente por PIACC 2015.

Los resultados de Chile en TIMSS 2015 fueron los siguientes:

math-distribution-of-mathematics-achievement-grade-4-table.jpg

Mientras que para 8º Básico…..

math-student-achievement-infographic-grade-8.jpg

Y finalmente en Ciencias….

science-student-achievement-infographic-grade-4.jpg

Pero esto no termina acá. Hace pocos días, se entregaron los resultados de PISA 2015 (Programme for International Student Assessment) marcada por el escándalo en Argentina y la posible manipulación de las muestras en capital federal (Buenos Aires), y además por el destacado lugar que tuvo Portugal en dicha medición (Eso da para otra columna).

Más allá de eso, los resultados de PISA 2015 para Chile, en sus área de Matemática, Comprensión Lectora y Ciencias, muestran que los resultados fueron bajos y exceptuando Comprensión Lectora, bastante paupérrimos y mediocres. Solamente Lenguaje experimentó un alza significativa en cuanto a la medición anterior. En datos de equidad de género y datos socioeconómicos siguen mostrando niveles muy por debajo de los países de la OCDE, siendo llamativo que si tomamos el 5% de los mejores resultados de Chile, comparándolo con los otros países de la OCDE, seguimos en los últimos puestos determinados. Que quiere decir esto, que tanto la educación pública como privada, muestra resultados bajos y mediocres, consistente con lo hallado en PIACC 2015. Un panorama sombrío para Chile.

variacion-de-desempeno-pisa-2015-ciencias

En este gráfico, podemos notar que la varianza de aprendizajes se explica dentro de la escuela (50%) más que entre escuelas (31%). Un elemento no menor sin duda.

Así cerramos el año 2016 con un sombrío panorama, y que viene nuevamente a confirmar un panorama que ya sabemos y conocemos. Ninguna receta, técnica o metodología resolverá este problema, el cual es profundo al sistema educativo de Chile, y que independiente del sector que sea, público o privado, la mala educación es transversal en la sociedad. De esta forma, el desarrollo país es cada vez más lejano y difícil.