Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

Radiografía del Charlatán Educacional

3 comentarios

Por Javiera @jatenas , Nico @nicoschongut y Carlos @CarlosRuz_F

El charlatán educacional o iactator pedagogus grandiloquus como los definía Cicerón en el siglo IV DC, es un personaje inmerso en el mundo de la educación desde el inicio de los tiempos, es más, se han encontrado frases inspiradoras sobre educación en la cueva de Altamira en las cuales el charlatán le dice a los profesores de la prehistoria cómo deben enseñar a cazar mamuts siendo ellos los primeros vegetarianos de la humanidad.

Dicen los libros de historia, que en la magna Grecia los filósofos como Sócrates, Platón y Aristóteles eran repelidos del ágora a piedrazos por los chalatanes gurúes del conocimiento, argumentando que ellos no tenían un blog, ni suficientes seguidores en twitter, ni eran CEO de una empresa de tecnología educativa y por lo tanto, su filosofía y pedagogía no era válida al no poder demostrar liderazgo en el área.

En la época de los Romanos las cosas cambian (un poco) el iactator pedagogus grandiloquus es reconocido con una medalla al imperio romano por el Calígula, el cual, ante varios intentos fallidos de pasar Octavo básico, decide decapitar a los pedagogos titulados de la Universitas Románica Rómulo et Remo y emplear a los charlatanes en la sede oficial de Campus telluris con condición de que velaran por hacer ver al emperador como el ser más brillante del planeta.  Nerón, convencido de que el modelo de carrera docente impuesto por Calígula era efectiva, estableció el primer curriculo de la historia donde no se enseñaba educación cívica, solo latín básico, a contar hasta 200 y a correr cincuenta vueltas al coliseo escapando de un gato o un león dependiendo de la edad del estudiante, esta reforma es conocida como Panem et Circenses.

Para demostrar lo rígido de la selección docente, Nerón decide que al comenzar la carrera profesional los egresados de pedagogía competían con los gurúes en educación, escapando de los leones en el circo máximo provistos de un iphone 3 y así optar a dos categorías: minister (poca cosa) o magister (maestro), pero como el emperador había repetido tres veces segundo medio, confundió el orden los términos y como nadie atrevió a contradecirlo, hasta el día de hoy usamos estos conceptos al revés. Quienes lograban más likes y RTs mientras escapaban de los leones podían dar keynotes frente al emperador y los Patricios y eran nombrados minister, los pocos que sobrevivían, eran mandados a una escuela básica municipal donde debían educar a los hijos de la plebe por dos chauchas (la moneda oficial de aquel tiempo)

La historia avanza, Asterix y Obelix intentan implementar el primer acuerdo educativo en Europa, pero no resulta porque los Vikingos nunca llegaban a las reuniones, los iberos insistían  en que su jamón era mejor, los germánicos estaban concentrados en que los helénicos les pagaran los dracmas que les debían y los romanos se distraían fácilmente, y todo terminaba en una gran orgía, la cual sienta las bases de la unión europea, pero eso es harina de otro costal.

Durante la edad media, aparecen los libros porque apenas quedaban piedras disponibles, así el charlatán empezó a escribir libros de autoayuda y de pedagogía para engatuzar a la nobleza, el clero y por default al vulgo, así los charlatanes se asocian en editoriales educativas y manejan ahora cuentas corporativas de twitter y facebook creando ONGs para promover su modelo educativo e imponer sus reglas del juego en las cortes del Rey de turno. Para aclarar, el charlatán se diferencia en esta época del arlequín porque no hace reír a nadie y porque pasa todo el día en twitter hablando de la importancia del social media en las aulas y del personal branding.

Los periodos de tiempo sucesivos son de los que no me acuerdo muy bien, esos entre las cruzadas y la revolución francesa donde la mayoría de los hombres pasaban unos cuantos años fuera de casa reconquistando tierra santa, perdidos en un barco con rumbo al nuevo continente (que no sabían que existía porque aún estaba vigente el Panem et Circenses), y cortando cabezas de monarca, los únicos hombres que no iban a la guerra o a la conquista eran los minister y los charlatanes, a los cuales los españoles describían como “el tonto e’l pueblo” así tenían tiempo para discutir el futuro de la educación en las cortes. Es ahora cuando el charlatán decide incluir en su bio de twitter y linkedin la palabra de líder.

Pasan los siglos y el charlatán sigue sentado a la diestra o siniestra del mandamás de turno. Actualmente, el charlatán se detecta porque si bien nunca estudió pedagogía (es normalmente ingeniero, periodista, economista e inclusive se han visto algunos homeópatas) cree que puede decirles a los maestros cómo enseñar, cree que puede imponer su visión del currículo por tener un posgrado en alguna universidad anglosajona y, como es chanta pero habla bonito, logra convencer a las masas de que tiene razón, que los estudios científicos y las ciencias sociales no merecen ser escuchadas, que para eso tiene un blog y da charlas en los TED talk.

Como Dios los cría y el diablo los junta, estos se organizan en asociaciones sin fines de lucro (tienen suficiente dinero porque tienen trabajos que les pagan como la gente) las cuales insisten en que los pedagogos deben escucharles y aprender de ellos, creando instancias que les permiten desarrollar el Panem et Circenses 2.0, encantando a las serpientes (aka los poderosos de turno)  que cinco años de universidad y un título no sirven para enseñar si no se arrodillan ante su saber, y por ende, merecen seguir ganando dos chauchas (la moneda actual).

El charlatán actual tiene un lindo apellido (es descendiente de los charlatanes de la europa medieval y romana), en sus bios se autodenominan líderes, expertos, tienden a usar citas grandilocuentes, y se enojan si los profesores ejercen su derecho a huelga, invocando a los emperadores para que los condene a la muerte en el circo máximo.  El charlatán sufre de verborrea mediática, usa todas las redes sociales disponibles y como es ególatra y se alimenta de helio, tiende a tener selfies y retratos. El charlatán moderno jamás nunca va a publicar en revistas científicas, le teme a los escolásticos los cuales son su némesis por lo que ama humillarlos públicamente cuando puede, intentando convencer que los que osan tener un doctorado en alguna disciplina científica tampoco están tan capacitados como ellos para enseñar en las universidades.

Para ser más creíble, el charlatán maneja su marca personal y la de sus amigos, promueve la vida sana, recordándonos a todos que es un buen runner porque desciende de los que sobrevivieron al león y por ende, les parece normal encarar de manera agresiva y burlesca a quienes osen cuestionarlos. Están a la moda educacional de turno, pero sobretodo, siguen perpetuando el sistema de las dos chauchas para los maestros mientras ellos, lucran dando charlas y asesorando a los ministros y peor infectando al parlamento, en fin, les dejamos un mono de palitos para que usted mismo identifique a su charlatán o si quiere, pueda convertirse en uno, le aseguramos que no va a tener problemas para llegar a fin de mes.

Expertos en Educación

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

3 pensamientos en “Radiografía del Charlatán Educacional

  1. Reblogueó esto en Javiera Atenasy comentado:
    Columna colaborativa escrita con Carlos @CarlosRuz_F y Nico @nicoschongut sobre la charlatanería en el mundo de la educación, donde cualquiera puede ponerse el sombrero de experto y líder.

  2. Pingback: Los gurús de la educación chilena - El Quinto Poder

  3. Reblogueó esto en The OER Worldy comentado:
    Fantastic rant on the Educational charlatan (in Spanish). Worth being discussed and reflected upon…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s