Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

Casos Penta, SQM y Dávalos: Las Liturgias de Poder en Chile

Deja un comentario

El destacado Doctor en Historia, Profesor Jaime Valenzuela Márquez, catedrático de la Pontificia Universidad Católica de Chile,  y que además es oriundo de la ciudad de Curicó, publicó hace algunos años atrás un importante libro llamado “Las Liturgias de Poder: Celebraciones Públicas y Estrategias Persuasivas en Chile Colonial” el cual relata en pocas palabras, las diferentes relaciones que existieron entre los actores del poder local en el Chile de los siglos XVI al XVIII, y que muestran como la manera en la cual se desenvolvieron los sectores de poder en el país, no fueron al azar, sino que respondieron a una dinámica dada y fija: mantener el establishment del poder. En ese sentido, la tradición de poder en el país se ha regido esencialmente por tres actores: Poder de la Iglesia – Poder Militar y Poder Civil-Económico. En el libro mencionado, como he señalado anteriormente, se caracterizan las dinámicas del accionar entre éstos, los guiños que se hacen entre sí, como asimismo el lenguaje usado, verbal y no verbal, para preservar sus regalías e incidencia en los quehaceres de la sociedad civil. Con el advenimiento de la Independencia y la República, éstas dinámicas no variaron, sino que más bien se acentuaron. Desde Portales y su Constitución de 1933, pasando por los Gobiernos Autoritarios, la República Liberal, hasta llegar a Balmaceda, primó la esencia que la oligarquía actuaba de forma armónica, bajo sus leyes y dinámicas, mientras el pueblo y la ciudadanía vivían en la miseria y el abandono social y educativo. Posteriormente vivimos uno de los períodos más desastrosos de la Historia de Chile, el Parlamentarismo, con una serie de gobiernos corruptos, ineptos y de incontables rotativas ministeriales. Todo ello, desembocó en el populismo de Alessandri Palma, el cual instauró una nueva Constitución en 1925, comenzando una etapa de gobiernos populistas estatales, que terminaría con el Golpe Militar y Dictadura del General Augusto Pinochet.

En cada uno de estos períodos, sin embargo, se ha mantenido inalterada esta tríada de poder y de vínculos. Todos viven en zonas cercanas, se cansan entre ellos, generan riquezas entre sí, se dan trabajo mutuamente, etc. No hay cambios desde la colonia española, y cada vez que han existido serios problemas de gobernabilidad y descontento social, ha estado presente la figura de los movimientos sociales ( Leer a Gabriel Salazar, “Movimientos Sociales en Chile”)

Pero la historia siempre a mostrado, que existen puntos de cambio y revoluciones, tal como lo ha señalado Kuhn en sus trabajos de evolución de civilizaciones en el siglo XX. Nos estamos enfrentando en la actualidad a tres situaciones simultáneas que afectan como jamás ha ocurrido, a los centros de poder más profundos del país, y que comenzaron en la década pasada con el poder de la Iglesia, con los casos Karadima, O´Reilly y el Cura Tato, que fueron misiles directos a la élite de poder en Santiago, y que más tarde, vendrían los cuestionamientos al poder político, en manos de la Concertación, Nueva Mayoría, Alianza, y en general, todos los sectores políticos presentes     (Recordar casos MOP-Gate, Inverlink, etc). En pocas palabras, la ciudadanía ya no estaba dispuesta a seguir con este sistema y forma de vida determinada por otros, como padres rectores. Pero faltaba un elemento importante: el poder económico.

Vinieron entonces, los casos de La Polar, Colusión de Farmacias, Colusión de Empresas de Pollos, y cuando creíamos que no había mucho más, se destapó el Caso Penta y todas sus aristas, tráfico de poder, pagos de boletas falsas, flujos de dineros a campañas políticas, etc. En ese momento, sucedía el tercer acto en esta obra: el fraccionamiento entre el poder político y económico. Era lo que faltaba, la guinda de la torta, y venía a confirmar un escenario social y político sumamente complejo.

Se ha mostrado evidencia de como el poder económico a comprado al poder político, tanto oficialista como de oposición, donde el partido más afectado, ha sido la Unión Demócrata Independiente (UDI). Sin embargo, creíamos que nada más podía faltar,  y llegó el Caso Caval y los negocios entre el hijo de la Presidenta Bachelet, Sr. Sebastían Dávalos y su esposa, en una cuestionada operación inmobiliaria donde todo parece indicar un tráfico de influencias entre sectores públicos y privados, incidiendo en el campo del valor de terreno comprado, y posteriormente vendido a privados. Todo esto, ya venía a coronar un escenario de alto cuestionamiento político y de confianzas en Chile.

Las liturgias de poder siguen hoy en día, pero con una pequeña diferencia del pasado, las nuevas tecnologías y redes sociales nos permiten que prácticamente no existan secretos y acciones ocultas. El camino que estamos transitando en Chile tiene esencialmente dos posibilidades: O cambia dramáticamente el actuar de la oligarquía chilena, político-económica, o simplemente surgirán caudillismos y un proceso de inestabilidad política, junto con una etapa de ingobernabilidad que podría desembocar en una agitada etapa social que termine por minar las aspiraciones de desarrollo del país, y más aún, por llevarnos a horas muy oscuras como sociedad.

En ese escenario, no es absurda para nada, la idea de una Asamblea Constituyente.

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s