Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

Los Caminos de la Reforma Educacional

Deja un comentario

Durante esta semana, hemos vivido en el país una verdadera batalla a raíz de la Reforma Educacional que se discute en el Congreso Nacional. Todo esto, coronado con una marcha de algunas agrupaciones de padres y apoderados de colegios particulares subvencionados, quienes se oponen a toda la reforma, según declaró a la Radio ADN el día Sabado 25 de Octubre recién pasado, su presidente, Sra. Erika Muñoz. Es importante recordar, que lo que se discute en el Congreso, es el primer paquete de una serie de medidas que representan en su conjunto la Reforma Educacional. En esta primera parte, se enfoca a temas macro, tales como Segregación, Copago y Lucro, y que responde a un camino en políticas públicas, de “arriba hacia abajo”. Eso, no es en sí un problema, ya que en Educación puedes efectuar reformas en ambos sentidos, y alcanzar un buen puerto, el problema es el lenguaje y la comunicación del camino. En ese sentido, el Gobierno de Michelle Bachelet ha sido mal asesorado y pésimamente trabajado, lo cual a dado espacio para que la oposición y sectores conservadores, encuentren un pto de apoyo y ataque contra esto. Estamos claros, que acá hay intereses mezclados, tanto de gente de la Nueva Mayoría que son sostenedores, como la Democracia Cristiana como de RN y UDI. Entonces, hay que tratar de mirar las cosas con mucho cuidado, para no caer en el sesgo del poder y los intereses, dentro de los cuales se encuentra la CONFEPA, señalada al comienzo. Es claro, que ésta última, responde a intereses de la derecha, y que ha sido fuertemente apoyada por los sectores más conservadores de la política chilena. Es triste ver slogans tan segregadores y discriminadores como ” No quiero que mis hijos se mezclen con los rotos”, o ” Mis hijos no estarán con esos flaites”. Responde claramente, a un sistema social y económico discriminador y excluyente, el cual debemos terminar de una vez.

Pero para entender por qué estamos así, hagamos un resumen de nuestro sistema educativo en los últimos 30 años.

Durante la dictadura militar de Pinochet, hubo una instalación de idea neoliberales que apuntaban a reducir a lo estatal y público, y aumentar lo privado. En ese sentido, se siguieron tres líneas: Salud, Previsión y Educación. En lo primero, se crearon las ISAPRES  y se mercantilizó la salud pública, en el segundo, se crearon las AFP y nuestros recursos como trabajadores quedaron a manos de privados, más encima subvencionados por el mismo Estado. Finalmente, en Educación, se municipalizó la educación primaria y secundaria, se deterioraron las condiciones laborales de docentes, se crearon las Unidades Técnico-Pedagógicas (UTP) como verdaderos centros de monitoreo de los profesores, y se creó un sistema de evaluación de rendimientos escolares, llamado SIMCE, con un claro y fuerte sesgo ideológico. En lo gobiernos de la Concertación, se profundizó este modelo, el cual derivó en el sistema particular-subvencionado, se creó el copago y la matrícula municipal empezó a disminuir cada vez más. No hicieron nada en cuanto a calidad. Tuvimos dos grandes movimiento, en 2006 y 2011, y ahora, es tema prioritario para el país.

Es importante aclarar, que aún cuando uno puede debatir la forma en que el gobierno a enfrentado el tema educativo, no se puede negar que el fondo es concordante con todos: nuestro sistema educativo fracasó. Tanto a nivel público como privado, tenemos resultados que distan mucho de los principales sistemas educativos, tanto en pruebas mundiales como TIMSS, PIRLS, PISA, etc, como en regionales, como SERCE y TERCE.

Lo que interesa ahora, es dejar muy en claro que las reglas para todos, deben cambiar, en eso consisten las políticas publicas macro a micro, cambiar la arquitectura educativa para hacer los siguientes ajustes a nivel interior. Es ese pto, que me interesa tratar finalmente en esa columna. Cuales son los caminos que debería tratarse y abordarse en los siguientes pasos de la Reforma Educacional.

En primer lugar, debemos urgentemente cambiar la estructura formacional de los profesores. Eso implica, entregar directrices claras y directas a las universidades, de lo que se necesita para Chile, y no dejarlo en la libertad de las mismas Universidades. Además, limitar el número de universidades que puedan formar a nuestros profesores, con pertinencia en lo metodológico y didáctico. En ese sentido, se debe modificar el ingreso de éstos a las carreras de pedagogía, vía una serie de medidas, que pueden ser: escoger entre el 10% de mejor rendimiento escolar de escuelas y colegios, entrevistas a postulantes, recomendaciones de profesores, pruebas psicológicas, e informes de conducta y rendimiento de su enseñanza básica y media. Necesitamos a los mejores, sin dar un pie atrás en ello.

En segundo lugar, debemos hacer ajustes curriculares y de contenidos a las asignaturas, y terminar con los niveles de progreso y aprendizajes por competencias, que solo llevan a competir a los estudiantes, y no a la colaboración y cooperación entre pares.

En tercer lugar, nuestro sistema educacional debe ser inclusivo y diverso, y para eso, recomiendo seguir los protocolos del Index For Inclusion de la Universidad de Bristol, UK, elaborado por Tony Booth y Mel Ainscow del Centro de Estudios para la Educación Inclusiva. Todos los establecimientos deben ser inclusivos, públicos y privados, y que vaya más allá de lo que hace referencia a la discapacidad, si no la aceptación de las diferencias de todos los niños y niñas.

En cuarto lugar, debemos focalizarnos en formación preescolar, en Educación Prebásica, hacer inversiones y llevar a todos los rincones del país, la entrega de herramientas necesarias para que todos los niños y niñas, tengan las mismas oportunidades escolares.

En quinto lugar, hay que formar y entregar herramientas a los padres y apoderados, en toda la vida escolar, de tal manera que se transformen un activo para el proceso educativo.

En sexto lugar, debemos usar fuertemente la tecnología como un medio de aprendizaje, no un fin, y que puede democratizar aún más el conocimiento humano. Es un tema central y fuerte.

Por último, terminar con SIMCE y la locura de la medición inhumana de los rendimientos escolares, y limitarnos a lo que nos digan las pruebas bianuales o trianuales que nos sometamos, tal como lo hacen paises como Noruega o Finlandia.

 

Creo sinceramente, que podemos construir un mejor Chile para las nuevas generaciones, y que habrá costos enormes para ello, la equidad e igualdad exigen pérdidas de libertad, pero es para un bien mayor, el desarrollo de la nación y su pueblo.

Esperemos que los próximos pasos, sean los adecuados, y no terminemos como siempre, en un gatopardismo.

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s