Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

¿Por qué nos importa tanto la Educación?

Deja un comentario

Una de las ventajas de tener más tiempo cuando se aproximan las vacaciones, es que puedes reflexionar sobre lo que pasó y lo que viene en el futuro, corto y mediano plazo, y es en ese sentido, que es interesante aproximarse a lo que nos motiva a estar en la Educación, a que cada mes se escriban más y más columnas en la materia, que muchas otras personas opinen, emitan juicios, razonen, piensen y busquen mayor información.

Es en ese sentido, que deseo poder entregar algunas señales, que a mi modo de ver las cosas, nos mueven por una Educación de Calidad para todos, no segregada, inclusiva, laica e integradora. En primer lugar, nos mueve que lo llevamos en el alma, en la sangre, en el cuerpo. Tenemos eso que muchos llaman “vocación”, esa necesidad de transmitir al otro, de llevar más allá de lo normal, el conocimiento y la experiencia de aprendizaje. Podemos pasar toda una vida quejándonos de millones de cosas por nuestra profesión: malos sueldos, malos tratos de empleadores, Estado, sociedad, etc, pero cuando un ex-alumno(a) 20 años después, se ve en una calle, con su familia, y te dice : “¿Cómo esta profesor(a)?, me alegra mucho verlo(a)” y te recuerda con cariño y afecto, tal como decía Gabriela Mistral, es porque cumpliste con tu rol de maestro. Esa palabra, maestro, que tanto escasea en nuestro tiempo, y que lamentablemente ha sido reemplazada por “expertos”, “instructores calificados”, entre otros.

En segundo lugar, nos motiva por que creemos firmemente que se puede cambiar la sociedad y la vida de millones, con un pensamiento crítico, superior, con juicios razonables, basados en el argumento y no el estómago. Esa es la distinción entre la Educación y la Instrucción. Se confunde como similes, pero son muy diferentes unas y otras. Para ello, quiero dar a conocer un ejemplo. En mi paso por la UC, en matemática, tuvo un docente, que era postdoctorado en matemática en Estados Unidos. Una eminencia en el área, pero que de pedagógo, no tenía nada. Cero empatía, criterio educacional, formación en habilidades blandas, etc. Me pregunto muchas veces, si en las universidades, deberían tener al menos cursos de pedagogía los académicos que ahí trabajan. Yo creo que si, firmemente.

Por otro lado, la Educación es una aventura maravillosa del ser humano. Representa la experiencia más significativa que una persona puede hacer por el otro. Es por ello, que no cualquiera puede ser maestro, no todos están llamados a ello. Es un largo y complicado camino, y sólo quienes vean y sientan ese “llamado” por los demás, podrán alcanzar esa meta. Es una profesión de mucha fe, y que no tienen mayores reditos económicos. Es un acto de amor, de pasión y entendimiento por los demás.

Con la Educación podemos cambiar la vida de la gente, desde que aprender a leer y escribir, hasta que alcanzas tu doctorado. Pero sin duda, lo más importante, es que te permite cuestionarte las cosas, tu mundo, tu sociedad y lo que te rodea. Por eso, para muchos, es una amaneza, pero para otros, es una oportunidad de crecer, servir y entregar lo poco que uno tiene, por los demás.

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s