Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

¿Por qué hay que irse de Chile?

14 comentarios

Escribo esta columna mientras termino de leer dos articulos interesantes el dia de hoy. La primera, de una médica chilena que trabaja en la ONG Medicos Sin Fronteras y que se encuentra trabajando en una misión humanitaria en África, en la República CentroAfricana, limitante con paises como Camerún, Chad, entre otros. En la entrevista, la periodista Beatriz Sanchez, de Radio ADN Chile, le consulta sobre el por qué irse tan lejos a ayudar, y no hacerlo acá en el país. La respuesta fue maravillosamente honesta y simple “El problema de Chile, no es que falten recursos, es la enorme desigualdad existente. Nos quejamos que la salud es mala, que la educación es pésima, etc, pero no tenemos ningún reparo en gastar 400 lucas en una mascota, en 200 lucas por una entrada a un concierto, en otros tantos a un celular, etc,etc”. Un diagnóstico cierto y preciso. La médico no trabajaba en Chile, no por que no valiera la pena, sino por que lo que más sobra es egoísmo, individualismo y consumo exacerbado.

El segundo articulo leído, esta relacionado con el gran Humberto Maturana. En la edición de hoy, de la Revista El Sábado, de Diario El Mercurio (http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2013-11-23&dtB=23-11-2013%200:00:00&PaginaId=44&SupplementId=1&bodyid=0) el destacado biólogo chileno, Premio Nacional de Ciencias, plantea dos elementos críticos. El primero, es que cuando existe la reflexión, no da cabida a la ideología, la cual te ata a una serie de supuestos y estructuras preconcebidas, inhabilitandote de ser tu mismo, de expresarte y crecer. Lo segundo, es que plantea que el problema social y la competitividad existente, generan una serie de vicios y elementos negativos para el ser humano, no siendo necesario para el verdadero desarrollo esos aspectos, sino que el norte tiene que ser la cooperación entre las personas, la colaboración, de tal manera que ante la carencia de recursos podamos entre los seres humanos distribuir adecuadamente dichos recursos. Eso exije totalmente, una evolución como especie, en todos sus aspectos, en especial lo valórico y formativo. Eso, al menos para el caso de Chile.

Son esos dos simples ejemplos, de los cuales quiero y espero reflexionar, e ir más allá sobre la “cuestión chilena”. Dicha terminología, la usaré para referirme al momento social y político que estamos viviendo, y que no ha sido el único en su historia, pero que en estos momentos, tiene una oportunidad única de surgir, pero que tengo muchos cuestionamientos.

Muchos hablamos de cambiar la Educación, de luchar por una calidad para todos, que sea laica, gratuita y que abarque desde preescolar hasta la educación superior. Y te preguntas, si todo esto es suficiente. Muchos queremos una nueva constitución, que por una vez en nuestra historia la desarrollemos los propios ciudadanos, y no la oligarquía; exijimos un entorno sustentable, adecuado para nuestros niños y niñas, que se respeten los derechos de las personas, que tengamos una salud digna, adecuada e integral. Podría estar señalando muchas cosas en esa línea, y no tengo duda que muchos la compartirían. Y me pregunto de inmediato, ¿Qué hacemos nosotros para ello? Y creo que la respuesta es tan nefasta como el mismo país que tenemos.

Vivo en un edificio en el centro de Santiago, tomo el ascensor rumbo al trabajo, saludo como cada mañana, y te miran extraño. Te despides del concerje, y no te dicen nada. Caminas rumbo al metro, y observas que todos se apilan para recibir un diario gratuito, y que más tarde botarán en su trabajo o en casa. Entras en los carros, y todos escuchando música, serios, enojados, Uno que otro leyendo el diario o un libro. Salen de la estación como luchando que sale primero. Nadie mira a nadie, nadie le importa el otro. Hay una bolsa de basura en el suelo, y me doy unos minutos para observar. Pasan cientos de personas, y nadie se interesa en tomarla y dejarla en el basurero que está a menos de 5 metros de ella. Llego a mi trabajo, saludo a todo el mundo como cada mañana. Todos sonrientes, auxiliares, secretarias, juniors. Los “jefes” no saludan a nadie, y miran de arriba a abajo. Una lamentable caracteristica de los chilenos, el arribismo.

Salgo del trabajo, y recorro las calles de Santiago. Tacos en todas partes, todos luchando por llegar temprano a sus casas. ¿A que?, no a compartir con sus niños necesariamente, sino que a comer y dormir, y llevar esa enorme frustación a sus hogares. Chile se acostumbró a quejarse socialmente por todo, y en total razón, pero te preguntas, que cresta hacemos los ciudadanos por ello?. La respuesta simple, nada. Esperamos en muchos casos que llegue del cielo, que otros lo hagan, pero no se arriesgan ni son capaces de desprenderse de su comodidad.

¿Cuántas personas hablan de luchas por el medioambiente, y tiran la colillas del cigarro en el suelo sin recogerlo?, ¿Cuántas personas se quejan de el enorme costo de los libros, pero ni se arrugan por un celular de 150 mil pesos?, ¿ Cuánta gente habla de que es malo el consumismo y el gastar por gastar, pero llega Navidad, Dia del Niño, Dia de la Madre, Semana Santa, etc,etc, y se gastan lo que no tienen, con tal de comprar el cariño de sus seres queridos?, ¿Cuánta gente compra sus relaciones amorosas, con enormes y costosas compras, regalos, pero son incapces de decir Te Amo a su pareja, y hacerla(o) feliz cada día?

Por todo eso, es que hay muchas razones para irse de Chile, y dejar esta tierra. Por que el problema es sociocultural, no es socioeconómico, no tiene que ver con lo que tienes o ganas mensualmente, esta relacionado con lo que somos como personas, como seres humanos. Y ese es nuestro problema, y que no lo resuelve la educación, ni su gratuidad ni calidad, por que es un problema endémico, que se transmite de generación en generación. Estamos acostumbrados tristemente a escuchar grandes discursos y hermosas palabras de nuestros líderes, pero no cuestionamos nada, no entendemos nada. Creemos inocentemente que la bondad y gentileza de una candidata, es lo único necesario y suficiente para liderar un país y transformarlo. Nos acostumbramos a ser asi, estando tan carentes de un norte social y politico, que buscamos en el pasado, como cuando una persona recuerda su ex pareja y era feliz. Pierde su presente y pierde su futuro.

Y Chile, ya perdió su presente….

Pero hay una razón para quedarse, y son los niños. Esa nueva sabia y generación de pequeños bajitos, que cuando los ves, en su ternura, te hacen tener la esperanza en que aún es posible cambiar este lejano rincón del planeta.

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

14 pensamientos en “¿Por qué hay que irse de Chile?

  1. Carlos comparto a 100% tu opinión sobre lo que es, como sociedad la chilena, donde como dijo Tomas Moulian “El consumo nos consume” y por culpa de este consumo tenemos gente compitiendo para tener más que el otro, no importa cómo y con esto también recuerdo las palabras del presidente Mujica que decía que se vive para eso pero que si se piensa en frío no se hace sino al contrario te agotas tanto que nada disfrutas. Se protesta contra todo pero nada se hace, cuántas veces leemos reclamos en las redes sociales pero quién propone algo, nadie. Los ejemplos que das son claros, y ahora que viene Navidad serán aún más patentes. Se comprará el último fono salido al mercado, o el último juego y luego no sabrán cómo pagar entonces surge la frustración. Vivimos en un país que agota y las ganas de irse son muchas, por eso muchos lo hacen y lo seguirán haciendo. Pero también es cierto que si nos vamos todos quién ayudará a generar cambios, a comenzar al menos con ellos, porque creo que para lograrlos realmente se necesitarán muchos años, y no quiero pensar que no se puede como me dijo una amiga que para hacerlo “nuestro país debería nacer de neuvo”

  2. Son tantísimas cosas que se me vienen a la cabeza con esta columna, que perfectamente daría para otra nueva… Solo quiero decir, desde mi pobre experiencia en Nueva Zelanda, que pese a que hay mucha veracidad en tus palabras, a las que me sumo casi en su totalidad, hay otras que creo que es bueno, replantearlas…Es cierto que Chile adolece de ese mal de quejarse por todo y a veces o casi siempre hacemos poco o nada para intentar cambiar al menos nuestro pequeño mundo; barrio, trabajo, el hogar, la relación con los amigos..en fin. Pero si hay una cosa que he aprendido viviendo aca en NZ es que eso en Chile no es más que la respuesta a un Sistema que está enfermo, y quizás en eso soy más benevolente, porque estando fuera uno ve desde otro prisma la situación de Chile pero los chilenos arrastramos una frustración enorme, no somos amargados simplemente por serlo, no somos sucios porque no nos hayan enseñado a ser limpios, llevamos años siendo víctima de un sistema elaborado por pocos y para pocos, también es necesario entender esa lógica no? cuesta “sonreirle” a la vida en Chile, porque esa vida es muy “cuesta arriba”, la calidad de vida en Chile va involucionando, las luchas sociales han sido duras y de pocos frutos, la clase política se resiste a soltar lo que es de todos, todo cuesta tanto en Chile! y ese sistema nos enseña a ser medios egoistas, a cuidar con la vida la montonera de cosas materiales que apilamos a lo largo de la vida como un verdadero lastre, a darle un valor que no tienen a esas cosas, solo porque son aprte del esfuerzo, damos, sí, pero cuando nos sobra, o cuando no lo vamos a ocupar mas, o cuando esta absolutamente inservible, simplemente pq no podemos desapegarnos antes de esa cosa a la que tanto esfuerzo le pusimos (un auto, un pantalón, un colchón, cualquier cosa)
    Somos un pueblo “pobre” y frustrado por ello, pero porque el maldito sistema creo esta sociedad exitista, en donde el que tiene cosas materiales “le va bien” en la vida, y cuando no, la gente se endeuda y cuando se endeuda se frustra…de ahi la apatía chilena…no se, estoy del lado del que cree que no es una buena forma de empezar a hacer cambios pensando en que Chile es un país nefasto, prefiero pensarlo más positivamente, no se, es mi pobre y humilde analisis, que seguro alguien puede completar o echar por tierra… Besos amigo!

    • Mi querida Fran. Estoy de acuerdo con lo que planteas, e incluso, en la parte final de mi comentario esbozo la solución que planteo: desde la infancia. Ahi esta la clave de la transformación de Chile. Cambiar las cosas desde los niños, de tal manera que todo lo expuesto vaya progresivamente. No es siquiera un tema educacional, es cultural, social, y puede dirigirse para cambiarse. Es urgente cariño. Un abrazo

  3. Comparto plenamente la columna, opiniones y comentarios. Me siento completamente identificada porque yo también me iría de Chile, es más, mi profesor guía de tesis me dijo: si usted quiere aplicar todo lo aprendido, debe irse de este país, aquí no es posible generar cambios, de lo contrario sufrirá usted. Y bueno, aquí estoy sufriendo en una labor quijotesca desde mi vocación social y política. Y sí, es posible generar cambios desde la primera infancia pero no olvidemos que el hogar borra por la noche lo que la escuela escribe de día. Hace unos días con mis alumnos conocimos a Charles Chaplin y al término de la actividad les pinté un bigote a cada uno y al tomar sus rostros y mirarles tan de cerca, sentí una tremenda angustia, la desigualdad se nota, se imprime en cada poro de los pequeños, en cada actitud incluso en las miradas y suspiros, mi sensación fue extraña, dolorosa pero desafiante. Asumo con humildad que el desafío es ser un aporte en éste país, aunque es agotador y muchas veces a nadie le importe.

  4. Además de compartir casi todos los comentarios me gustaría agregar que pasa con el phubbing en Chile? Como profesor hice una encuesta en uno de mis cursos: si tuvieran que elegir entre estar un año sin su amada polola o un año sin cellular, ¿cuál prefirirían?
    Un 60% se quedó con el cellular. Esto no es sano. Tanto como no lo es la PSU, metas profesionales de nuestra juventud orientadas por un status social y no por vocación y necesidades del país,, total ignorancia cultural, educación muy deficiente, expectativas sólo monetarias etc etc.

  5. Todos los comentaristas tienen razón, pero mis razones son otras, por ejemplo algo muy manoseado, “la delincuencia”, la Reforma Procesal penal a mi parecer es lejos mas mala que el sistema judicial anterior, esto es el paraiso para los delincuentes y las policías con menos atribuciones cada vez, hay jueces que para que los señores delincuentes no pasen frío u otra necesidad, no los mandan a la cárcel, los dejan con libertad vigilada y ¿Quien los vigila? Antes se hablaba de “Barrio Seguro” hoy día no se está seguro ni al lado de una comisaría y no lo digo porque la Policía no trabaje bien, sino porque, si el delito no es flagrante, no se puede detener y si lo fuera, pero se les escapara algún detalle a los Policías, por ejemplo de los 10 Derechos de los Sres. Delincuentes, se omitiera uno, El Fiscal o el Juez le pide disculpas al Sr. Delincuente y lo dejan en libertad. Es cosa de verlas noticias, todos los días, los asaltos, los robos a Cajeros automaticos, a los Servicentros, a las tiendas, joyerías, farmacias, etc.etc.etc. Se han fijado como los bandidos ya no son el típico hombre, de mal aspecto, Noo, ahora son niños de entre 12 y 17 años, porque son inimputables, aunque roben y asalten 10 o más veces, los dejan en libertad, Ustedes dirán bueno que les impongan una sanción a los padres, pero resulta que los padres si atrincan muy fuerte a los hijos, éstos los denuncian y van preso ellos. Como resulta que se habló mucho de los DERECHOS, todos piden se respete sus derechos, pero nunca se habló de que consecuentemente a los derechos hay OBLIGACIONES y ahí está el origen de los problemas.

    Hay muchos otros problemas, pero someramente me voy a referir a uno: El de los perros en las calles, yo ya soy abuelo y muchas veces he querido llevar a mis nietos que son pequeñitos, a jugar a los parques, pero no hay donde no haya excremento de perro y tengo que andar viendo donde pisan o donde se recuestan en el pasto. Mi pregunta es, porqué tienen que andar perros sueltos en lugares públicos, claro me van a responder, porque hay gente desalmada que los abandona, pero para eso tenemos autoridad que se haga cargo del problema. En Europa, no hay perros vagos y las personas que sacan a pasear a sus mascotas, deben llevarlos con un cordel o correa a no más de 20 cms. y si el animal defeca, hay dispensadores con guantes y bolsas descechables, para que recojan sus amos o conductores, la feca, porque los Sres. Parlamentarios que más de alguno habrá visitado el viejo continente, no ha traído la idea, dejo la inquietud.

  6. Yo soy chileno, me gusta este país, pero hay cosas que me hacen pensar seriamente en abandonarlo.
    El desempleo es muy alto, la UF y el IPC suben cada vez mas y los sueldos suben poco, los sueldos son bajos en comparación con los países desarrollados (acá se trabaja mucho como para ganar 300 dólares mensuales), hay mucha delincuencia y asaltos con armas por mas que se diga que no es así, hay cosas que acá no se venden y hay que comprarlas en EE.UU por internet, ni hablar de los impuesto en aduanas por traer los productos que son abusivos, los precios de los smartphones de gama alta son muy caros si los comparamos con otros países y cuando lanzan un nuevo smartphone tarda mucho en llegar a este país, la conexión a internet es lenta y cara (pago el equivalente a 35 dólares por miseros 4mbps de bajada/512k de subida que es por el ADSL hay en el 99.9% del país) y en EE.UU por el doble de ese precio se puede tener una conexión de 1gbps simétrico gracias a Google Fiber en algunas ciudades, en Chile la economía esta cada vez peor gracias a la Bachellet y su reforma tributaria, el dólar cada ves sube mas y los precios de los productos importados suben por culpa del precio del dólar.
    Cuando termine mi carrera voy a buscar un trabajo acá y lo mas probable es que me valla a vivir a EE.UU.
    No soporto a estos políticos corruptos y ladrones que hay en Chile.

  7. En realidad estoy cada vez mas decepcionado de este país, hay muchísima desigualdad, arribismo, exceso de horas laborales semanales (45 hrs), los productos tecnológicos importados son carísimos si lo comparamos con Estados Unidos, el IVA es altísimo, la aduana hace mil problemas cuando se compra un producto en el extranjero por internet, mucho desempleo, políticos corruptos (accionistas de empresas importantes), educación cara y de pésima calidad, velocidad de internet lenta si la comparamos con los países desarrollados, poco crecimiento económico, los empresarios hacen lo que quieren y la desigualdd es tremenda.
    Estoy pensando seriamente en irme a vivir a los Estados Unidos o a algún país con buena calidad de vida y que no tenga tanta desigualdad.

  8. buen articulo. yo ya me fui, a Guatemala

  9. Reblogueó esto en Lecturas y Desventuras / Readings and Misadventuresy comentado:
    Recomiendo este artículo, en especial para los que migran a Chile.

  10. Por otro lado a veces pienso que la única forma de refrescar el tejido social de Chile es por medio de los migrantes, que traen influjos culturales diferentes que podrían terminar actuando positivamente sobre la sociedad Chilensis.

  11. Me quiero ir de Chile.
    He vivido más de 03 años en el extranjero y lamentablemente debido a que las reglas inmigratorias son bastante más rigurosas que en Chile he debido regresar, regresar para planear mi salida definitiva y probablemente dentro de sudamérica por ser un tanto más amigable el trato por ser ciudadano de la región. Se que pueden molestar estos comentarios pero siento que en Chile falta maduración como nación, tradiciones y socialmente, se vive demasiado restringido económicamente, precios caros, sueldos bajos y trabajo precario por todos lados, las personas no viajan, ni para la inmigración interna hay recursos suficientes sino tienes un trabajo decente y por lo mismo muchas personas deben vivir con sus padres, amigos y tantas otras practicamente emparejarse para sumar un doble sueldo para cubrir necesidades básicas. “El así es la cosa como dicen, comienza y termina en usted” existe otro mundo afuera con sus pros y contras obviamente pero muy diferente.

    <>
    http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2014/02/28/el-mito-detras-de-chile-pais-de-emprendedores/

  12. Es entendible la frustración que muestran aquí, pero, tengo una pregunta… ¿Como queremos que Chile sea mejor si los que se dan cuenta que estamos mal, se van al extranjero?
    Quizá parezca un tanto egoísta el decir “Chile no me ofrece lo que yo espero, por lo tanto me voy”. Con eso demostramos el egoísmo y, posiblemente, la falta de patriotismo que tenemos en este país. Hay muchos problemas y cosas por mejorar y solo deseo que los que tengan la vocación y deseos de hacer un cambio, aunque sea mínimo, en nuestra cultura no opten por rendirse e irse del país.
    Personalmente opinaba lo mismo, “para que quedarme” “hasta cuando soportare estar en esta cultura” “como es posible que pase esto” y un largo etcétera pero un día pensé, “por que no, en lugar de quejarme intento desde un principio tratar de cambiar esto”…
    Invito, sobre todo a los jóvenes, que piensan irse de Chile por no ofrecerles lo que piden, que le den una oportunidad a este país, somos aún jóvenes como patria y hay mucho por mejorar, pero sin duda no lo haremos si los mas críticos de la sociedad se van.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s