Conexiones

Un blusero más en esta selva de cemento… llamada Santiago de Chile.

La Educación Inclusiva en Chile: Una Tarea Pendiente

Deja un comentario

En un momento en el cual, Chile se enfrenta a nuevas elecciones presidenciales, además de parlamentarias y CORES ( Consejeros Regionales) es importante dar una mirada más a allá de los clásicos diagnósticos de nuestro sistema educativo, de las fuertes críticas a MINEDUC ( Ministerio de Educación de Chile), a la Agencia de Calidad Educativa, al CNA ( Comisión Nacional de Acreditación), etc, pasando además por los temas de segregación escolar, calidad, gratuidad, entre otras. Estas líneas, les quiero plantear una mirada diferente, aquella que desea establecer los caminos y soluciones a los graves problemas sociales y políticos que tenemos, a esa desigualdad que nos enferma y nos irrita, pero que a la vez poco o nada hacemos por ello.

Los principales sistemas educativos del mundo, y las sociedades más desarrolladas y con mayor IDH ( Índice de Desarrollo Humano) se caracterizan por un elemento transversal y fuertemente arraigado en dichos países: Inclusividad. Hablar de la inclusión, no quiere decir que estemos hablando de integración, son conceptos diferentes, y que hablan de miradas distintas de ver a nuestra sociedad, y por tanto a la Educación. En este sentido, tenemos que señalar que la inclusión es realmente una tarea prioritaria para el adecuado desarrollo y crecimiento de Chile, el cual no es ni ha sido un aspecto considerado por nuestra clase política, debido a diversos factores, pero básicamente por carencia de interés.

Cuando hablamos de inclusión social y educativa, estamos diciendo que se consideren a todas las personas que son parte de la comunidad, tanto a directivos, docentes, padres, madres, estudiantes, paradocentes, etc. Como comunidad social, ésta es diversa, es una y múltiple, la cual debe velar que todos y cada uno de sus miembros sean respetados y considerados en la toma de decisiones, ya que son afectados directa o indirectamente por aquellas medidas. Las escuelas y liceos, como establecimientos escolares, se construyen desde la mirada y visiones de sus agentes participantes, y no desde la visión central o hegemónica de un par de personas, una oficina lejana o desde las políticas públicas que sólo vienen a remediar parcialmente los problemas existentes. Tenemos de una vez por todas, ser capaces de situar la inclusión como piedra angular de nuestra sociedad y sistema educacional.

Las aulas de Chile, reflejan cada día esa exclusión, esa carencia de sentido de comunidad. Es triste ver como nuestros niños y niñas, son cada día menos tomados en cuenta, asimismo los docentes, padres y madres. Para cambiar esta realidad, tenemos que construir una nueva forma de entender al país. En ese sentido, si queremos cambiar el país, debemos partir por la Educación. La pregunta por lo tanto, es cómo empezar, qué hacer y dónde poner el acento. Para ello, tenemos que ser muy enfáticos: La Educación no cambia inyectando más recursos al sistema, ni construyendo más escuelas y liceos, ni dando más bonos y subvenciones, la clave del cambio y posterior modificación-transformación, está en el aula, en las relaciones entre los agentes educativos y en la construcción de una nueva educación.

De lo anterior, es que el primer paso es que cada escuela chilena sea la mejor escuela, y ello se consigue construyendo entre la comunidad local, la escuela. Existe para ello, un referente y guia en el camino, el conocido “Index For Inclusion” (http://www.csie.org.uk/resources/inclusion-index-explained.shtml ) la cual es una guía para la transformación de las escuelas en el plano educativo social, inclusivo, y que no tiene por foco el rendimiento cuantitativo de los estudiantes en pruebas estandarizadas, ni mucho menos, simplemente, transformar la escuela, innovando en las aulas, y haciendo más felices a las personas. El objetivo es claro: Que todos se sientan parte de un todo, y no elementos ajenos a éste.

Tenemos que cambiar las relaciones entre los agentes educativos en las escuelas y liceos, debemos “humanizar” nuestra educación, y el camino a tomar es el de la inclusión, ya que si seguimos con este curso, solamente tendremos niños y niñas infelices, docentes estresados y traumatizados, y directivos que solo se enfocan en aumentar más y más los puntajes de pruebas estandarizadas, que no sirven para nada.

Cambiar Chile, es Cambiar la Educación. Es la Inclusión el camino para ello.

Anuncios

Autor: Carlos Ruz F.

Matemático UC. Profesor de Matemática e Incipiente Investigador en Educación. Coordinador General de Fundación Maule Scholar. Columnista en EduGlobal, El Quinto Poder y El Mostrador. Gestor en Resultados de Aprendizaje Activo. Áreas de Interés: Segregación, Mejora Escolar, Inclusión Educativa, Políticas Públicas, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s